Los divorcios crecen en Andalucía. El psicólogo y director de la Escuela de Ciencias de la Salud, Juan Pablo Sobrino, experto en el tema, asegura que los principales motivos por los que rompen las parejas andaluzas son la infidelidad, la incorporación de la mujer al trabajo, su independencia económica, la inmadurez de uno de los miembros de la pareja, que sigue haciendo la misma vida que antes de comprometerse, la falta de colaboración en las tareas domésticas y las disputas con los suegros.

A esto se suma que hoy hay más libertad para separarse o divorciarse. «Ahora es más fácil. No está mal visto como antes», explica Juan Pablo Sobrino. Otro factor de peso es que la ley del divorcio exprés «ha eliminado la alegación de causas y la separación como paso previo al divorcio, algo que antes duraba de cuatro a cinco años e incomodaba a las partes», explica Isabel Medina, abogada y mediadora familiar.

Más de 26.000 divorcios

En el primer semestre de 2006 ha habido 14.168 rupturas, 16% más que en el mismo periodo de 2005 y casi los mismos casos que en 1998 (14.678). De 2004 a 2005 han crecido un 36%, pasando de 19.120 divorcios y separaciones resueltos en 2004 a los más de 26.000 de 2005, según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Nuestra comunidad es la segunda del país con mayor índice de rupturas matrimoniales. Por sexos, ellas rompen más a los 30 y 34 años, y ellos, entre los 35 y 39 años.

Síndrome

Alienación parental

Uno de cada cuatro hijos de padres en proceso de divorcio sufre el síndrome de alienación parental (SAP), una manipulación por parte del progenitor que tiene la custodia y que enfrenta al niño a su padre, familia y entorno.

Una alternativa

La mediación

Ante un conflicto, las parejas pueden recurrir al mediador familiar. Es más económico que ir a juicio y son las partes las que llegan a un acuerdo sobre la custodia, pensión por alimentos, hijos, etc.

Juan Pablo Sobrino psicólogo

«A la pareja tradicional le queda poco; ya hay otros tipos de familia»

Cada vez hay más divorcios.

Sí. Aunque nos casamos más tarde está bajando la edad de ruptura. Y cada vez se acude más al experto para que no sea tan dramática.

¿Ahora hay más de un modelo de familia?

A las parejas tradicionales cada vez les queda menos porque están apareciendo nuevas organizaciones familiares: parejas monoparentales, homosexuales, familias reconstruidas que se juntan con todos sus hijos...

Los que viven sin casarse...

... Hacen una especie de contrato, que no está escrito pero que si se incumple es un contrato emocional fraudulento.

¿Qué salta la alarma en casa?

La incomunicación verbal, la emocional, las agresiones verbales y la falta de respeto.

¿Quién da antes el paso?

La mujer.

¿Y los niños?

Son los grandes perjudicados. Si antes eran bichos raros hoy están integrados. Notan la falta de cariño, la tensión y viven un conflicto de lealtades.

Si la pareja rompe...

... Cada miembro debe saber que ellos serán padres para toda la vida. Hay que informarles, no hablar mal del cónyuge y no utilizarlos como mensajeros. Si la pareja está rota decidir buscar un niño es un barbaridad.

¿Para superarlo?

Hay que enterrar los recuerdos. Primero se llorará, pero con el tiempo todo mejorará. Hay divorcios emocionales sin que haya ruptura.

BIO

Sevillano, 44 años. Psicólogo, experto en terapia de familia. Dirige la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud.