Fiscal rebaja la pena para uno de los acusados de asesinar a un anciano en Molina de Segura

El italiano padece un trastorno bipolar, con episodios maniacos y síntomas psicóticos, además de heteroagresividad
Acusados en el banquillo por la muerte de un anciano en Molina
Acusados en el banquillo por la muerte de un anciano en Molina
EUROPA PRESS

La fiscal, Arancha Morales, ha decidido en la última sesión del juicio que se ha celebrado esta semana en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Murcia contra Pedro.J.R.B. y Ronnie M., acusados de asfixiar a un anciano hasta matarlo tras previamente haber mantenido relaciones sexuales en el domicilio de la víctima en Molina de Segura en mayo de 2010, rebajar la petición de pena del más joven de ellos, de 25 años.

En concreto, según ha podido conocer Europa Press, el Ministerio Fiscal, que ha cambiado asimismo el relato de los hechos del escrito de acusación inicial, ha decidido rebajar a Pedro la pena de 20 a 16 años por el delito de asesinato, así como de cinco a tres años la pena por el delito de robo con violencia "por confesión".

Asimismo, en la última sesión de esta semana, una médico perito ha sostenido que al italiano, Ronnie M., se le diagnóstico un trastorno bipolar, con episodios maniacos y síntomas psicóticos, a lo que se unía que padece heteroagresividad —agresividad hacia otros, ya sea física o verbal—.

Por su parte, los agentes policiales que intervinieron en el proceso de investigación han declarado este viernes que el modo de vida de Ronnie era el robo, que tenía antecedentes en Bélgica e Italia por ello, así como que le sorprendió su detención en Barcelona, "se asustó y lo confesó todo, de manera espontánea y rápida" o que la casa de Joaquín estaba "muy pulcra, limpia y ordenada".

Además han declarado que no hallaron ningún pelo en el baño de la casa del fallecido, sólo tres huellas, una del italiano en el aseo, y las otras dos anónimas en un vaso en el fregador de la cocina y otra en el marco de la ventana de la habitación donde hallaron a Joaquín, que no han podido identificar, pero "no se corresponde con ninguna de las personas que han sido investigadas" en este caso ni en ningún otra investigación abierta en el país.

En la papelera de la cocina hallaron además tres botes de coca-cola, una manzana, un zumo y un chicle.

Uno de los agentes que detuvieron a Pedro y participaron en su declaración ha manifestado, por su parte, que el joven indicó al final que se sentía amenazado por Ronnie y que "no había dado parte del asesinato antes porque tenía miedo", así como que el italiano le confesó antes de acudir a casa de Joaquín "a robar" que "si tenía que matarlo, lo mataría".

El juicio se reanudará el viernes 14 de junio, a las 10.30 horas, con el trámite de informes y el turno de última palabra para los acusados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento