Los ocho suministraron documentos de identidad falsos y otros documentos a Ramzi bin al-Shaibah, un supuestoorganizador de los ataques que actualmente está bajo custodia estadounidense, y a otros miembros de Al Qaedarelacionados con los secuestros.

Garzón ordenó que seis de ellos siguieran en prisión pendientes de juicio y liberó a un séptimo, el español FranciscoGarcía Gómez, con una fianza de 20.000 euros.

Un octavo, Tahar Ezirouali, todavía permanece fugado.

Los ocho hombres son los últimos de una serie de extremistas detenidos en España por sospechas de participaciónen el 11 de septiembre.

El juez de la Audiencia Nacional Garzón ha investigado los vínculos entre los autores de los ataques del 11 deseptiembre y los atentados contra cuatro trenes de cercanías de Madrid el 11 de marzo.

También ha ordenado el arresto de los miembros de una célula que según dice ayudó a Mohamed Ata, el líder de lossecuestradores en los atentados de Estados Unidos, cuando estaba en España en el verano de 2001.