Diego Torres, exsocio del Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, después de que el juez instructor del caso Nóos le haya requerido que de ahora en adelante "se abstenga" de presentar cualquier documento que implique "una intromisión en la esfera de la intimidad ajena", ha presentado un escrito ante el magistrado en el que subraya que, "ni por asomo se ha infringido, ni se infringirá, el derecho a la intimidad de nadie, se llame como se llame, sea quien sea o quien se cree que es".

En un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, la defensa de Torres dice verse afectada por una "admonición infundada" e "injustísima", al no haber justificado el juez José Castro "qué secreto o aspecto de la intimidad de Urdangarin se ha visto atacado por algo que ni remotamente puede considerarse como tal".

Fue el pasado viernes cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma instó al abogado de Torres a no presentar más correos de este tipo, extendiendo al resto de partes esta "llamada de atención" que ya efectuó la Agencia Provincial de Baleares. Una "amonestación" que, según el letrado, resulta "poco menos que sorprendente, pues resulta incomprensible que se reprenda a esta parte por algo que ni ha hecho, ni tenía intención de hacer, y ello para el supuesto de que posea lo que se dice que posee, claro".

"No se puede amonestar a quien no ha hecho lo que se dice que ha hecho, es decir, esta parte no ha aportado documento alguno que afecte a la intimidad de Urdangarin, por lo que no se alcanza a comprender la razón de la admonición", reitera la defensa de Torres, recordando incluso cómo "admonición" es, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, "amonestación o reconvención".

Cabe recordar que, a lo largo de la instrucción de esta causa, Torres ha ido aportando para su defensa numerosos emails con los que acreditar la participación de Urdangarin y su mujer en los hechos investigados, y atestiguar asimismo el conocimiento que de los mismos podía tener la Casa Real.

Una práctica que también ha adoptado recientemente la defensa de Mario Sorribas, presunto testaferro de Urdangarin, al entregar varios emails con los que demostrar que, por el contrario, que Torres era "quien manda y dispone" en el Instituto Nóos, recalcando por el contrario cómo, hasta el momento, no se han incorporado a las investigaciones correos "dirigidos por o al yerno del Rey de España donde dé instrucciones de mando".

En un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, el abogado de Sorribas recriminaba el "intento de practicar la maniobra de la confusión" por parte de Torres o, "lo que se dice en catalán, 'embolicar la troca'", si bien subraya que "la mayoría decaen por sí solas por inverosímiles".

Asimismo, ironizaba en torno a la entrega de emails por parte del exsocio de Urdangarin "por capítulos", como si se tratara "de un serial que tiene a medio país enganchado, y quien dice país dice medio mundo", al incidir en que "el avatar judicial de este asunto se sigue con pasión en Hispanoamérica, con lo que puede afirmarse que está haciendo más por la unidad cultural de los hispanoparlantes que muchas de las iniciativas costosísimas del Instituto Cervantes".