Unas 200 personas han asistido el mediodía de este miércoles al minuto de silencio frente al Ayuntamiento de Caldes de Malavella en condena por la muerte de una vecina el martes a manos presuntamente de su cuñado, un expolicía local de Girona.

Al acto han asistido el alcalde de Caldes de Malavella (Girona), Salvador Balliu, y el equipo de gobierno, así como el de Girona, Carles Puigdemont, y en el que también han participado familiares de la víctima; en el Ayuntamiento ondean a media asta las banderas en señal de luto.

Los hechos ocurrieron la mañana de este martes cuando el agresordegolló a su cuñada en una casa de la urbanización Llac dels Cignes de Caldes de Malavella e hirió de gravedad a su mujer, de la que estaba en trámites de separación.

El presunto autor fue detenido en el Hospital de Santa Caterina de Salt, adonde llevó a su mujer, que fue intervenida el martes de urgencia y se encuentra ingresada fuera de peligro.

Recuperan el arma homicida

El detenido es un expolicía local de Girona, que dejó el cuerpo por problemas coronarios, y la mujer del arrestado es agente cívico en Girona.

A mediodía, el hombre aún no había declarado aún ante la policía, y se prevé que este jueves pase a disposición judicial.

La posible arma homicida del crimen ha sido recuperada y está siendo analizada por los Mossos, según han informado fuentes de la investigación.

Consulta aquí más noticias de Girona.