La hija de una criada, futura heredera de un terrateniente

  • Un juez reconoce a Sofía Reguera como hija de un rico terrateniente sevillano.
  • El padre, hijo de una adinerada familia, mantuvo durante años una relación con Rosario, la criada de la finca familiar, ubicada en El Coronil.
  • En un segundo juicio reclamará su herencia valorada en 15 millones de euros.
Sofía Reguera, sevillana que acaba de ser reconocida como hija de un rico terrateniente.
Sofía Reguera, sevillana que acaba de ser reconocida como hija de un rico terrateniente.
CEDIDA

"Hay un refrán que dice que la antesala de la gloria es el sufrimiento". Lo dice Fernando Osuna, abogado de Sofía Reguera, de 63 años. Ambos llevan cuatro años de lucha en los tribunales. Ya hay sentencia y es favorable.

Un juzgado de Sevilla ha reconocido que Sofía es hija de un rico terrateniente ganadero sevillano, que falleció a los 47 años, y que ha dejado una herencia valorada en 15 millones de euros.

La historia comienza en 1947 cuando Rosario Reguera, madre de Sofía, una humilde criada comenzó una relación con este señor, el único hijo de la pudiente familia para la que trabajaba en un finca de El Coronil (Sevilla).

Estuvieron juntos más de cuatro años, pero cuando se quedó embarazada, la familia de él la convenció para que volviera al pueblo. A Rosario le prometieron que en breve regresaría para ser la futura legítima esposa de su hijo, pero lo arreglaron todo para que éste se casara con una mujer de su misma clase social, de cuya unión solo nació un hijo. Aunque Rosario también rehizo su vida, el terrateniente siguió viendo a la criada durante muchos años, aunque nunca llegó a reconocer a su hija.

Ahora, el abogado Fernando Osuna emprenderá un segundo juicio para reclamar la herencia que le corresponde a Sofía. "Al no haber testamento porque murió muy rápido y joven, si se declara que tiene derechos hereditarios (la demandante), la cantidad que recibiría sería la mitad de los bienes, porque se aplicaría el Código Civil", comenta el letrado. Como curiosidad, Osuna destaca que la jueza ha puesto de manifiesto en la sentencia que la incineración del padre se hizo de "mala fe" y con el fin de "dificultar" la averiguación de los hechos. 20 Minutos ha hablado con Sofía que justo anoche conoció la sentencia.

¡Vaya historia!

Es bonita, de amor y con final casi feliz, porque aún nos queda. Se querían. No fue algo de un día. No fue un aquí te pillo. Mi madre entró a trabajar de empleada en su casa con 18 años y me tuvo con 23.

¿Se esperaba la sentencia?

La esperaba buena. Los testigos, médicos forenses y las pruebas de ADN han ratificado que somos hermanos con un 99,99% de posibilidades. Más no puede salir.

¿Siempre supo la verdad?

Desde que tenía conocimiento mi madre me dijo de quién soy hija.

¿Cómo recuerda a su padre?

Elegante, guapo y delgado. Con sus pantalones de rayas, botos y mascota. Un señorito. Lo que era. Un terrateniente.

¿Lo veía a menudo?

Iba a la puerta de mi colegio a hacerme fotos. Se acercaba lo justo. Imagine la cámara de aquella época.

¿La cuidó en la distancia?

Siempre lo intentó. Aunque él y mi madre rehicieron sus vidas, siempre iba al pueblo a verla. Mantenían el contacto. Fue un amor de novela.

¿Lo más duro del proceso?

Todo. Llevamos mucho tiempo investigando. Quizás, ver en el juicio al que ahora se ha demostrado que es mi hermano. Que se siente delante tuya, te dé la espalda y ni los buenos días es un poco duro. Pero llevo tantos porrazos en la vida, que otro más es igual, ¿no?

¿Cuándo dio el paso para llevar el caso a los tribunales?

Cuando falleció mi madre hace 7 años. Ella nunca quiso esto y siempre la he respetado, pero mis hijos, que me han apoyado mucho, me dijeron:«Esto es tuyo y vamos a tirar pa lante».

¿Anima a otros hijos ilegítimos a hacer lo mismo?

Sí. Que luchen todo lo que puedan para que les reconozcan lo que son. Cuando anoche estaba en mi negocio y me enteré de la sentencia, lloré. Ha sido un orgullo muy grande que me reconozcan que soy hija de quien soy.

¿Cuál es su sueño?

Ayudar a mis tres hijos. Tengo uno parado. El otro es camionero, con tres hijos, y trabaja desde las 4 de la mañana hasta las 21 .00 horas. Y la otra tiene trabajo aunque con un pie dentro y otro fuera. A ellos les queda mucha vida. Lo hago por ellos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento