Raquel del Rosario
La cantante Raquel del Rosario, del grupo el Sueño de Morfeo, durante su participación en el concierto al aire libre que los países del llamado "Big Five" de Eurovisión. EFE

Probablemente ni en sus más locas fantasías nocturnas pensaron alguna vez los integrantes de El Sueño de Morfeo que un día compartirían escenario con la pantera británica de la canción, Bonnie Tyler, que ha recibido hoy a los españoles al grito de "¡Que viva España!".

Ni siquiera Raquel del Rosario ha podido reprimir el impulso de seguidora

Así lo comentaba la cantante de ESDM, Raquel del Rosario, a un pequeño grupo de periodistas durante el transcurso del concierto al aire libre que los países del llamado "Big Five" han ofrecido esta tarde ante varios centenares de personas en una céntrica plaza de Malmö, sede de Eurovisión 2013.

Pocos foros musicales habrá capaces de reunir sobre las mismas tablas el sabor celta de los asturianos con un baladista italiano (Marco Mengoni), una explosiva alemana rompepistas (Cascada), una potencial diva de la "chançon" francesa (Amandine Bourgeais) y la gran estrella de esta edición, Bonnie Tyler.

Tan rubia y ajustada a los 61 años como a los 31 (cuando triunfaba con "Holding out for a hero", es por ella por quien la gente hace guardia a las puertas de eventos como este, que ha permitido que el público se acerque y familiarice un poco más con los cinco concursantes que estaban directamente clasificados para la gran final, prevista para este sábado.

impática y dispuesta, Tyler se ha hecho fotos en el "backstage" con todo el que se lo ha pedido y hasta se ha arrancado con el principio de "Total eclipse of the heart", aquel "turn around...", ante el entusiasmo contagioso de dos miembros de la delegación española. Ni siquiera Raquel del Rosario ha podido reprimir el impulso de seguidora y también ella ha querido inmortalizar con una foto su encuentro con esta leyenda de la música.

Objetivo de los flashes

Minutos antes, era la cantante de "Contigo hasta el final" y sus compañeros David Feito y Juan Luis Suárez, acompañados de una violinista y un quinto músico que hacía las veces de batería y gaitero, los que se convertían en objetivo de los flashes, al abrir el turno de actuaciones, en un bonito día soleado en esta ciudad del sur de Suecia.

La fuerte presencia española que acostumbra a seguir al festival allá donde vaya no ha fallado tampoco este año y ha arropado la actuación de sus compatriotas con sus banderas, sus aplausos y sus cánticos de apoyo. Al grito de "pío, pío", han recordado los orígenes canarios de Del Rosario y posteriormente se han unido al resto de los asistentes para cantar "cumpleaños feliz" a Feito, a quien el televoto podría tener reservado un regalo inesperado en esta competición, aunque los pronósticos estén lejos de acompañarles.