Títulos de transporte de Metrovalencia
Una usuaria recarga su tarjeta Móbilis en una máquina expendedora de Metrovalencia. 20MINUTOS.ES

"La persona denunciada procedió a conseguir una tarjeta bien manipulándola directamente o bien comprándola en el mercado negro". Así reza una sentencia del Juzgado de Instrucción número 2 de Valencia del pasado 28 de abril a la que ha tenido acceso 20 minutos, según la cual se condena a una viajera de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) al pago de una multa de 270 euros más una indemnización de 396 euros (666 euros en total) a la empresa pública por la comisión de una falta de estafa.

Fuentes de FGV han confirmado este caso y han explicado que no se trata de algo aislado. De hecho, la entidad ha puesto más denuncias contra otros usuarios que de alguna manera logran piratear el chip de la tarjeta sin contacto Móbilis para viajar sin pagar tanto en la red de Metrovalencia como en la de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

Las mismas fuentes han asegurado que han puesto el caso en conocimiento de la Policía Nacional, ya que no descartan que pueda existir una red dedicada a recargar las tarjetas de los usuarios con cualquier tipo de título de transporte, pero cobrando un importe mucho menor.

Pero, ¿cómo ha conseguido FGV darse cuenta de esta actividad fraudulenta? Desde la empresa han comentado que el chip de la tarjeta Móbilis almacena toda la información respecto a los lugares, día y hora de cada recarga, así como de los días, horas y estaciones donde los soportes se validan.

Así, según han relatado, cada cierto tiempo, la empresa hace un barrido informático para detectar posibles anomalías. En uno de ellos, detectaron a varios usuarios que,  pese viajar a diario y validar sus tarjetas para pasar los tornos, nunca procedían a recargarlas con abonos en ningún punto de venta autorizado por la empresa: "A partir de ahí, nos fijamos mas detenidamente en esos usuarios y, cuando recabamos todas las pruebas, los denunciamos", señalaron.

Dicen que se la han encontrado

Uno de los indicios que ha llevado a FGV a pensar que puede haber una red dedicada a falsificar tarjetas es que, tal y como dice la sentencia, todos los acusados por esta misma causa alegan para defenderse que se han encontrado la tarjeta. La usuaria condenada fue sorprendida haciendo uso de la Móbilis fraudulenta en la estación de metro de Joaquín Sorolla.

Consulta aquí más noticias de Valencia.