Leo Bassi
Leo Bassi. (Gabriel Tizón / Efe) Gabriel Tizón / Efe

El Obispado de Santander ha manifestado su rechazo ante la representación en la capital cántabra, el próximo jueves, de la obra "La revelación", de Leo Bassi, cuyo contenido considera que "ofende gravemente a los fieles católicos y a sus creencias más sagradas", por lo que pide una disculpa pública.

En un comunicado, el Obispado lamentó que instituciones "sostenidas por todos, también por contribuciones de fieles católicos, no miren con finura a qué contribuyen e incluso, promuevan y subvencionen obras que ofenden a una parte importante de ciudadanos".

La obra en nada ayuda a la convivencia y al mantenimiento y desarrollo de la democracia

A su juicio, la obra de Leo Bassi -incluida en una muestra de teatro organizada por la Obra Social de Caja Cantabria y la Universidad de Cantabria y para la que se han vendido ya todas las entradas- "en nada ayuda a la convivencia y al mantenimiento y desarrollo de la democracia".

El Obispado solicitó a los fieles que "se expresen libre y responsablemente con formas correctas y respetuosas", incluso con quienes les "ofenden", y reclamó el respeto "que la Iglesia ofrece y que otros reclaman para otras creencias" o para cuestiones sociales y culturales.

"Ofrecemos el perdón por la ofensa recibida y nuestra mejor disposición para convivir en justicia, paz y hermandad, al mismo tiempo que pedimos una pública disculpa", indica el Obispado.

1.500 peticiones de que se prohiba

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, reveló que ha recibido 1.500 cartas, faxes y correos electrónicos pidiéndole que prohíba la representación de "La revelación", en lo que consideró una actuación "orquestada" en su contra y que dijo que le tiene "agobiadísimo".

Revilla convocó a la prensa para aclarar que el Gobierno regional "no tiene nada que ver" con la programación de esta obra, Universitaria de la Universidad de Cantabria y para la que se han vendido ya todas las entradas.

El Gobierno regional no tiene nada que ver con la programación de esta obra

El jefe del Ejecutivo cántabro relató que entre las peticiones hay las de varios sacerdotes que le advierten de que, en caso de no hacerlo, "el domingo pedirán desde el púlpito" a sus feligreses que no le voten.

El hecho de haber recibido cartas desde otros puntos del país, como Logroño o Canarias, hace pensar al presidente cántabro que se trata de "un montaje a nivel nacional de alguna organización" que "les ha dicho que vayan a por Revilla".

El presidente regional aseguró que, como católico que es, no acudirá a ver un espectáculo en el que "al parecer se atenta gravemente contra los creyentes", instó a quienes puedan sentirse heridos por el contenido de la pieza teatral de Leo Bassi, que tuvo problemas para representarse en Toledo y Madrid, que no vayan a verla.

También reconoció que "no había oído hablar" de Leo Bassi y agregó que "al parecer, es un señor provocador que se dedica a meterse con las religiones".

Asimismo, opinó que al consejero de Cultura, su compañero en el Partido Regionalista Javier López Marcano, "no se le hubiera pasado por la cabeza" incluir este montaje en la programación del Año Santo Lebaniego porque el Gobierno cántabro "hace cultura con mayúsculas", con actuaciones como las de Bruce Springsteen, Ennio Morricone o Montserrat Caballé.