El secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, no aspirará a la reelección en el cargo, que viene ocupando durante los últimos 15 años, en el X Congreso Regional que celebrará el sindicato en Sevilla entre los días 9 y 11 de mayo con la participación de 300 delegados de todas las provincias y federaciones.

Así lo ha anunciado el propio Pastrana durante una rueda de prensa en la que ha indicado que "habrá un nuevo secretario general y un nuevo equipo" al frente del sindicato, por lo que el próximo jueves se presentará el nuevo candidato a dirigir UGT Andalucía.

Según ha detallado, su decisión de no aspirar a un quinto mandato al frente de UGT se produce "tras una reflexión interna del sindicato y personal mía, tranquila y sin estridencias, conflictos o disidencias" porque "vemos que es necesario que yo de un paso atrás, y que sea un nuevo equipo el que traiga ideas nuevas y el que impulse los cambios necesarios para hacer un sindicato fuerte y potente que dé respuesta a los trabajadores; un nuevo equipo que coordine los cambios que se van a acordar de orden interno como de estrategia sindical".

Pastrana, nacido hace 51 años en Archidona (Málaga) —aunque se le considera de Jaén—, casado y con tres hijos, acumula cuatro mandatos consecutivos al frente de UGT-A. Afiliado desde 1984 y secretario general desde 1992, de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT Jaén hasta 1995, de la FSP de UGT-A hasta 1998 y de UGT-A desde ese año.

El dirigente sindical ha indicado que hace unos cinco meses se abrió en UGT un análisis interno sobre la situación de los trabajadores y consideró necesario "un proceso de adaptación, de cambio que permitieran a UGT, como primer sindicato de la comunidad, con 200.000 afiliados, tener una mayor capacidad de acción y operativa para llegar al conjunto de las empresas y trabajadores".

"Las secuelas de la crisis económica y la operación de desmontaje del modelo económico y social, exigen sindicatos con mayor capacidad. Ha cambiado el tejido productivo, hoy son necesarias otras estructuras, es necesaria otra manera de actuar, debemos conseguir llegar a la totalidad de trabajadores e incrementar la capacidad de interlocución frente a patronal e instituciones publicas", agregó.

Manuel Pastrana ha comunicado formalmente que no volverá a optar a la reelección como secretario general en el próximo congreso, pero ha aclarado que estará a disposición de la organización "el tiempo que necesiten".

El responsable sindical, quien reconoce sentirse "extraño", ha manifestado que "hay un muy alto nivel de consenso, hay voluntad por parte de todos los responsables de las distintas estructuras de UGT-A de llegar a un acuerdo sobre el candidato, el equipo y sobre el proyecto de cambio que el congreso tiene que debatir y abordar".

"Hace mucho tiempo que venimos preparando esto, con el convencimiento personal de la necesidad de que en las organizaciones se hagan relevos y estoy contento en estos momentos porque hay un altísimo nivel de consenso en mi organización para que se produzca ese relevo", ha agregado Pastrana, quien se ha mostrado a favor de la limitación de mandato, ha explicado hace cuatro años en el último congreso del sindicato, pensaba acometer su sustitución como secretario general, pero su estado de salud empeoró, ante lo que se produjo una situación "donde mis compañeros me pidieron que volviera a presentarme al no darse ese consenso".

Pastrana ha hecho balance de la organización en estos años y ha destacado que "UGT en estos años prácticamente ha duplicado todo, el número de afiliados, con más de 200.000 en estos momentos. Es la organización más grande no solo sindical, es la organización con más jóvenes afiliados, más mujeres y la primera fuerza sindical en Andalucía, y no lo era en 1998 cuando me eligieron". No obstante, reconoce no sentirse "satisfecho", toda vez que "miles de trabajadores no tienen nada o tienen bloqueados sus convenios".

Sobre los posibles sustitutos, Pastrana y el vicesecretario de Relaciones Institucionales y Laborales del sindicato, Dionisio Valverde, han negado que sea él que se presente como candidato, y éste ultimo ha apuntado que llegó con Pastrana "y me voy con Pastrana", mientras que tampoco quiso pronunciarse sobre otros nombres, como Francisco Fernández Sevilla, algo que se elegirá estos días y se hará público el jueves. Pastrana piensa que habrá solo una candidatura al congreso "y basada en el consenso", aunque "siempre hay posibilidad de que se presente alguien más".

El congreso

Sobre el congreso, el vicesecretario de Relaciones Institucionales y Laborales del sindicato, Dionisio Valverde, ha indicado que el programa de acción que se presentará al congreso para los próximos cuatro años será "extenso" y con el empleo como prioridad, e incluirá apartados sobre evaluación, sobre lo que Valverde ha resaltado que aplicará en el sindicato el articulo 138 del Estatuto de Autonomía de mecanismos de evaluación de las políticas del sindicato.

Además, UGT-A va a promover un acuerdo interconfederal para Andalucía que desbloquee la negociación colectiva, pues hay muchos trabajadores que no tienen convenio colectivo. Ha recordado la eliminación en julio de la ultraactividad de los convenios, una "espada de Damocles" para los trabajadores.

Pide que se refuercen las políticas activas de empleo y demanda actuaciones para fomentar la contratación de jóvenes, además de medidas para desempleados, especialmente mayores de 45 años. Plantea "tolerancia cero" en materia de riesgos laborales, con mayor coordinación entre Fiscalía, Inspección y tribunales, y considera que "se necesita la especialización de jueces y magistrados en esa materia".

Aboga por participación mas activa de trabajadores en las empresas, reforzando las asambleas en los centros e incluso participación por red, además de apostar por el mantenimiento de servicios públicos, con servicios públicos de calidad, y luchar contra la adjudicación de contratos públicos a empresas con alto índice de temporalidad. Apuesta por un banco público andaluz y revisión del sistema fiscal andaluz.

La portavoz de UGT-A, Pilar Marín, ha indicado que en el congreso se analiza la gestión de los ultimo cuatro años, se analizarán los ejes vertebradores para los próximos cuatro años y llevará a cabo la votación de los nuevos miembros de la dirección del sindicato, tanto Comisión Ejecutiva Regional como Comisión de Control.

Ha indicado que habrá tres comisiones de trabajo, una de estatutos, formada por 60 delegados, otra de normativa interna, con 80 delegados y otra sobre programa fundamental y programa de acción, con 160 delegados.

Ha resaltado que de los 300 delegados, 210 seran de federaciones sectoriales y 90 delegados territoriales, y ha apuntado que un 37 por ciento serán mujeres, con 110 delegadas.

Marín ha apuntado que el nuevo congreso se abogará por mayor participación de afiliados y se ahondará en transparencia y democracia interna del sindicato.

Ha anunciado además la creación de nueva figura las secciones sindicales básicas, que atenderán a trabajadores afiliados en empresas pequeñas o medianas, con menos de diez trabajadores; y se potenciará la estructura a nivel provincial y de centro de trabajo, con lo que se reducirá la estructura de nivel de UGT-A.

Asimismo, se buscarán fórmulas "que garanticen la información exhaustiva y transparente de lo que hace el sindicato, cuales son sus normas y procedimientos y como se gastan los recursos del sindicato".

UGT-A profundizará en la unidad de acción con otros sindicatos y otras organizaciones sociales, además de destinar más recursos económicos para prestar mejor asistencia jurídica a los afiliados, de forma que pretenden conseguir que "la asistencia jurídica a afiliados de más de dos años sea totalmente gratuita".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.