Intersindical Salud-Iv ha instado al conseller de Sanidad, Manuel Llombart, a "aclarar" de forma "definitiva" el futuro del antiguo hospital La Fe, en el barrio de Campanar de Valencia, y a "asumir la responsabilidad de sus decisiones, a no actuar a escondidas y a explicar públicamente cuál ha sido la planificación realizada para el desmantelamiento" del centro hospitalario, el destino del equipamiento, el valor del material y la cantidad de la inversión recuperada.

El sindicato ha apuntado en un comunicado que el expolio del material del centro y una plantilla "cada vez más reducida" dibujan un escenario de "cierre definitivo" que subraya que "parece" que está fijado para 2015. Intersindical Salud asegura haber sido testigo de "cómo, poco a poco, el equipamiento de material del Hospital La Fe de Campanar está siendo retirado de las instalaciones para ser enviado a otros centros sanitarios o a destinos que nada tienen que ver con la sanidad pública valenciana".

La central sindical explica que tanto cocinas como quirófanos, salas de hospitalización o de espera "aparecen desmantelados", al igual que el mobiliario, que "ya no está" mientras que los aparatos de tecnología sanitaria "han sido desmontados". Para "redondear un escenario de abandono total", añade que los pasamanos de las escaleras del hospital materno-infantil "han corrido la misma suerte".

A juicio del sindicato, de esta forma, "si en algún momento se plantea la hipótesis de recuperar el hospital, tendrán la excusa perfecta para justificar la inviabilidad, alegando que sería una inversión económica impensable en estos momentos de crisis económica y de déficit de las cuentas públicas".

"espectáculo desolador"

Intersindical Salud denuncia un "espectáculo desolador" sobre un centro del que resalta que "hace poco más de dos años" era "un hospital en pleno funcionamiento" y el centro "de referencia para muchas patologías" en la Comunitat y otras de alrededor. Según el sindicato, "se hace más difícil todavía pensar que se ha dejado perder esta infraestructura, que se ha expoliado y abandonado, cuando el sistema sanitario público valenciano sufre un déficit de camas y de infraestructuras crónico".

En relación con la plantilla, recalca que tampoco es "una excepción al expolio". Para Intersindical Salud, "esta forma de proceder con el desmantelamiento de La Fe de Campanar, de derroche y despilfarro de los recursos sanitarios públicos, en silencio, poco a poco, y sin hacer públicas las previsiones sobre el futuro del hospital, constituye implícitamente un engaño a la opinión pública y a los trabajadores, así como una actuación contraria al interés general y a la defensa de los recursos públicos".

"Entendemos que se está jugando con las expectativas de las personas que viven en Campanar y alrededores, que han ido desplazándose pacientemente hasta La Fe nueva, mientras esperaban una solución en su mismo barrio que no llegará nunca", ha lamentado, al tiempo que ha criticado que se está "jugando con el personal al que se le prometió una cierta estabilidad laboral en el centro donde han trabajado durante décadas y ahora les cambian las reglas del juego".

Consulta aquí más noticias de Valencia.