'Tania'
Tania, violinista de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, con uno de los instrumentos hechos a partir de residuos Courtesy of Landfill Harmonic

De una cañería, tapones métalicos de botella, cucharas y tenedores puede nacer un saxofón que emite sonidos que merecen ser escuchados. Una lata de pegamento industrial tiene el potencial de convertirse —con ayuda de un tenedor, una cuantas cuerdas usadas y pedazos de madera reciclada— en un violín que se hace respetar cuando toma parte en una sinfonía.

La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura es una iniciativa artística y social que funciona desde el 2010 y demuestra que hasta en los lugares más desoladores del planeta se puede generar el cambio. Nicolás Gómez —conocido como Cola— trabaja desde los nueve años y recoge basura en el vertedero de Cateura (Paraguay) para ganarse la vida. Un día encontró la caja de resonancia de un violín entre los desechos y con la ayuda de Favio Chávez —que estudió tecnología ambiental y en 2006 inició un programa de reciclado en Cateura— adivinaron el potencial de la maltrecha pieza.

Insalubre y desolador

Cateura es una aldea construida en torno al gran vertedero del mismo nombre, el principal receptor de los desechos que se produce en Asunción, la capital y la ciudad más poblada del país. Los residuos son el sustento de los habitantes, que buscan diariamente entre la basura objetos que puedan ser reutilizados, reciclados y vendidos. En el paisaje insalubre y desolador de la humilde población, el futuro de los niños de una de las barriadas más pobres de Latinoamérica es inexistente: rodeados de historias de indigencia, alcoholismo y violencia relacionada con las drogas, es dificil escapar a la dinámica de miseria que se presenta ante ellos.

En Cateura un violín cuesta más que una casa"Una comunidad como Cateura no es un lugar como para tener un violín. De hecho un violín cuesta más que una casa", dice Chávez. Ayudado por Gómez (ahora convertido en lutier), inició con el violín una colección de instrumentos —tambores, flautas, chelos, guitarras ...— hechos de latas, madera, utensilios de cocina, chatarra... Decidieron que los intérpretes serían los niños del barrio.

Chávez (que toca la guitarra y tiene conocimientos musicales), con ayuda del director de orquesta paraguayo Luis Szarán, comenzó a enseñarles música: ahora la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura aspira a convertirse en más que un experimento y busca financiación por Internet para darse a conocer y extender su influencia.

"La filarmónica del vertedero"

Alejandra Amarilla Nash y Juliana Penaranda-Loftus comenzaron en 2010, junto a un pequeño equipo, a producir Landfillharmonic (que se podría traducir por La filarmónica del vertedero), un documental sobre la orquesta y sus protagonistas. Volvieron a Cateura en 2011 y 2012 para hacer un seguimiento de los progresos de los niños que recientemente se habían unido a la orquesta y ahora han iniciado una campaña en la plataforma virtual de microfinanciación Kickstarter para recaudar los  175.000 dólares (133.976 euros) que necesitan para terminar el documental a finales de este año 2013.

Estudian realizar una gira por los EE UU y varias ciudades del resto del mundoCon el dinero que reúnan a mayores planean crear infraestructuras que permitan instaurar orquestas en otros lugares críticos de Áfica y Haití que se encuentren en una situación similar a la de Cateura. En un futuro cercano y si los fondos lo permiten, la Orquesta de Instrumentos Reciclados también estudia la posibilidad de realizar una gira por los EE UU y varias ciudades del resto del mundo.

El Musical Instrument Museum de Scottsdale (Arizona, EE UU) —el mayor museo de instrumentos musicales del mundo—  ha mostrado interés por los instrumentos como piezas y exhibirá una selección como parte de su colección permanente.