Soldados Italianos regresan de Irak
El último contingente de soldados italianos en Irak llega a Roma. GIAMPIERO SPOSITO/ REUTERS

La retirada de las tropas italianas de Irak ha terminado de una forma discreta con una ceremonia solemne, en la que ha participado el primer ministro, Romano Prodi, que ha recibido con honores a los últimos efectivos presentes en el país del Golfo.

Los últimos ocho hombres de la Misión Antigua Babilonia, como fue bautizado el contingente italiano en el país del Golfo Pérsico, llegaron en un avión que aterrizó en el aeropuerto Ciampino de la capital italiana a las 12.27 hora local (11.27 GMT).

Para Prodi la presencia italiana en Irak no ha sido una ocupación, sino una "ayuda a un pueblo en busca de futuro"

Al recibir a esos últimos militares, Prodi comentó que la presencia italiana "no ha sido una ocupación, sino una ayuda a un pueblo en busca de futuro".

El final de la misión quedó simbolizado con la entrega, por parte del ministro de Defensa, Arturo Parisi, al primer ministro de la bandera que fue arriada en la base que Italia tenía en la ciudad iraquí de Nasiriya.

Prodi entregará la bandera a su vez al presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, en otra ceremonia que se celebrará el próximo jueves.

La evacuación de los últimos cuarenta y cuatro hombres que quedaban en Irak comenzó días atrás con otra ceremonia en Nasiriya con la presencia de Parisi.

Más de tres años en el Golfo Pérsico

La Misión Antigua Babilonia llegó a Irak el 8 de junio de 2003, ha tenido un máximo de 3.200 efectivos, sufrido 33 bajas y ha costado 1.500 millones de euros. Además, seis civiles que participaron en la misión también han muerto en Irak.

La participación de un contingente italiano en Irak fue ordenada por el Gobierno de Silvio Berlusconi, el mismo que anunció también su retirada poco antes de las elecciones celebradas en Italia este año.

Berlusconi se comprometió a retirar las tropas antes del final de año, fecha que fue adelantada apenas unas semanas por su sucesor, Romano Prodi, quien fijó como límite el final del otoño.

Balance italiano

El 12 de noviembre de 2003 se produjo el peor ataque contra la misión, en el que murieron 17 militares italianos y dos civiles, así como nueve iraquíes.

Realizaron 872 proyectos de reconstrucción, financiados con 15 millones de euros con fondos italianos

El ataque causó una profunda conmoción en Italia y supuso el mayor número de bajas militares desde la Segunda Guerra mundial.

De acuerdo con los datos facilitados por el Ministerio de Defensa, en los tres años y medio que ha durado la misión, han participado 30.000 solados italianos, que han formado a 15.500 hombres de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Además, han llevado a cabo 16.000 patrullas y han confiscado 15.000 armas y municiones y 4.000 kilogramos de explosivo.

Helicópteros y aviones sin piloto han volado durante cerca de 9.000 horas y se han realizado 872 proyectos de reconstrucción, financiados con 15 millones de euros con fondos italianos y 20 millones de dólares, entregados por Estados Unidos.

La retirada se ha hecho en varias fases: en enero abandonaron Irak trescientos soldados y en junio, un millar. El resto lo ha hecho a lo largo de los últimos seis meses.

En septiembre pasado, el contingente italiano entregó el control de la provincia de Dhi Qar a las autoridades iraquíes, en una también ceremonia celebrada en Nasiriya, a unos 370 kilómetros al sur de Bagdad.