'Nectar'
Obra del artista australiano Rodrigo Luff para la exposición Rodrigo Luff

A menudo se le relaciona con el apunte, con el carácter inacabado del boceto. El grafito es un material tradicionalmente usado en el arte para esbozar ideas que luego se trasladan a la luminosidad de la acuarela o del óleo, pero para muchos artistas contemporáneos, el lápiz y el carboncillo son la herramienta para empezar y también para terminar una obra.

La galería Nucleus —en Alhambra, California (EE UU)— especializada en dar a conocer la obra de ilustradores actuales, exhibe en sus instalaciones hasta el 28 de abril Lined in Lead: Works in Graphite (Revestido de mina: trabajos en grafito), una selección de piezas de 13 autores que adoptan el a menudo infravalorado material para elaborar buena parte de sus creaciones.

"Capaz de remover el alma"

Wesley Burt, uno de los artistas de la muestra, destaca el "aire de misterio" que permiten las sombras y las líneas precisas del lápiz en contraste con la pintura. Alexandre Day aprovecha la facilidad con que se difumina el grafito para envolver las escenas en neblina y rodear a sus personajes de una textura vaporosa. Allen Williams incluye en su blog personal trucos para modificar y afilar al máximo la punta del lápiz para conseguir acabados más precisos en las ilustraciones.

Alexander Day difumina el grafito para envolver las escenas en neblinaLa exposición busca dar cabida al medio, tan sencillo como versátil, y demostrar con su capacidad expresiva que es un material "capaz de remover el alma" y combinar la figuración más tradicional con el carácter de novedad constante que demanda el mundo del arte.

La ilustradora Brook Salzwedel contribuye a la muestra colectiva con uno de los complejos paisajes brumosos que realiza a lápiz y con transparencias, Karla Ortiz realiza para la exposición ilustraciones de un marcado estilo personal que a la vez recuerdan a las obras de temática entre exótica y fantástica de la pintura romántica.