El Banco de España autorizó en 2012 canjes de preferentes pese a su "deficiente comercialización"

  • Este nuevo informe, al que ha tenido acceso 20 minutos, ha sido incluído en la causa que instruye el juez Fernando Andreu en la Audiencia Nacional.
  • La entidad pretendía canjear una emisión de preferentes por acciones ante la exigencia de una mayor solvencia por parte de las autoridades europeas.
  • Esta "recompra" aportaba el 100% invertido por los ahorradores en acciones de la entidad, que posteriormente fue intervenida en apenas dos meses.
Un hombre afectado por las preferentes muestra una denuncia a Caja Madrid.
Un hombre afectado por las preferentes muestra una denuncia a Caja Madrid.
JORGE PARÍS

Las cajas de ahorros que formaron BFA-Bankia llevaron a cabo de forma continuada una "deficiente comercialización" de participaciones preferentes en su red de clientes minoristas. Así consta al menos en un informe del Banco de España (BdE) fechado el 7 de marzo de 2012 al que ha tenido acceso este diario (ver documento adjunto) y que ha sido incluido desde hace un mes en la causa que se instruye en la Audiencia Nacional.

La entidad encargada de supervisar a las entidades financieras ya sabía entonces (dos meses antes de su nacionalización) que la venta de preferentes había sido irregular; tanto que fueron comercializados "como si fueran depósitos", según refleja el informe. De demostrarse judicialmente esta práctica, los preferentistas hubieran pasado ya entonces a ser considerados depositantes, estiman desde la inspección del BdE.

En este documento, de apenas once páginas, el supervisor bancario español evidencia además lo denunciado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la pasada semana en otro informe secreto: que no existía un verdadero mercado de preferentes ya que este estaba manipulado y controlado por las propias entidades. Con ambos escritos es con lo que ha montado UPyD la querella presentada este martes contra Bankia, BFA y los antiguos máximos responsables de los reguladores: Miguel Ángel Fernández Ordóñez (BdE) y Julio Segura (CNMV).

El informe, firmado por el director general de Supervisión, Jerónimo Martínez Tello, forma parte de una autorización concedida a BFA-Bankia por el Banco de España para efectuar un canje de preferentes entre sus clientes. Por aquel entonces, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el ministro de Economía, Luis de Guindos, exigían mayores niveles de solvencia en el banco, por lo que se hacía imprescindible captar nuevo capital. Así, la entidad ahora nacionalizada transformaría 1.277 millones de euros de estos productos híbridos suscritos por BFA en nuevas acciones de Bankia.

Una valoración de apenas un 21%

Dos entidades independientes (AFI y Solventis) fueron las encargadas de valorar su precio estimado por ese paquete de participaciones preferentes. En su opinión, apenas valían ya, de media, un 21% con respecto a lo que se pagó inicialmente por ellas, debido a las malas perspectivas del banco entonces presidido por Rodrigo Rato. Sin embargo, la supervisión del Banco de España aceptó que el canje fuera por un precio muy superior, equivalente al 100% de la inversión nominal.

¿Por qué pagar más por un producto que al menos dos analistas valoraban en apenas una quinta parte de su precio? Por que, de conocerse la valoración estimada por AFI y Solventis, el propio Banco de España reconocía que habría un "riesgo comercial de retirada de depósitos muy importante", que se uniría a las previsibles quejas de los clientes "por mala información" en el caso de que se aprobara un canje con fuertes descuentos para los ahorradores. Es decir: el supervisor prefirió mirar para otro lado y autorizó el canje por razones de prudencia y oportunidad, si bien a sabiendas de que las preferentes no valían lo que BFA-Bankia decía.

Con esta medida, el supervisor gobernado entonces por Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) constataba que conocía la realidad del mercado de las participaciones preferentes; aunque no hizo nada entonces por evitar los canjes que acabaron por hacer perder todos sus ahorros a miles de nuevos accionistas involuntarios.

El conocimiento de la situación del mercado de las preferentes en BFA-Bankia por parte del Banco de España era profundo. Tanto como para saber cuál era el perfil de los tenedores minoristas de preferentes y subordinadas: "una persona física de edad avanzada que tiene una inversión en BFA de 30.000 euros en estos instrumentos híbridos y de hasta 65.000 euros en otras posiciones", señala el documento de supervisión.

El 15-M destapó la liebre

Las denuncias y quejas de miles de pequeños ahorradores han venido sucediéndose a medida que las crisis económica y financiera han ido desarrollándose. Pese a que no pocos analistas y asociaciones de afectados sospechaban desde hace años que el mercado de preferentes era una estafa organizada, ha sido el movimiento 15MpaRato el que lo ha llevado hasta la Audiencia Nacional a raíz de la querella a Bankia.

La obsesión de las entidades financieras era reforzar su capital, y por ello vendieron masivamente un tipo de producto de inversión complejo, que en todo el mundo ha estado destinado habitualmente a los inversores institucionales (bancos y fondos, por ejemplo). Para lograr colar estas preferentes entre los clientes minoristas se recurrió a la idea de que ofrecía más rentabilidad que un depósito (aunque solo cuando las entidades dan beneficios) y la ficción de un mercado libre en el que poder vender estos híbridos (siquiera aceptando pérdidas). Nada de ello resultó ser cierto, lo que acabó dejando atrapados a decenas de miles de pequeños ahorradores en un producto sin rentabilidad ni liquidez.

"Desde el principio tuvimos sospechas de que no existía un verdadero mercado. Todos los valores cotizaban siempre en plano", explica el abogado Juan Moreno, representante del 15MpaRato, que estima que los hechos que se van conociendo "son de una gravedad tremenda" y acabarán con una devolución total del dinero invertido por los pequeños ahorradores engañados.

Informes como el de la CNMV revelado la semana pasada resultan ser ahora, en opinión de este abogado, "las mejores pruebas periciales posibles", ya que organismos de la mayor relevancia confirman que la comercialización de estos productos tóxicos fue ilegal desde su origen. En la misma línea se expresa el abogado de UPyD Andrés Herzog, que confía en que el proceso acabe dictando la nulidad de los contratos de preferentes firmados desde un principio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento