El consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria, Javier Fernández, acompañado por el director general de Medio Ambiente, David Redondo, participó el sábado en la primera de las dos jornadas de restauración ambiental de la ribera del río Gándara a su paso por Ramales de la Victoria, organizadas por el Ejecutivo cántabro y la Asociación Cultural Bosques de Cantabria dentro del programa de voluntariado PROVOCA.

La actividad, en la que participaron 53 voluntarios, consistió en la eliminación de bambú japonés (Fallopia japonica) en la margen derecha de la confluencia de los ríos Gándara y Asón.

Desde hace unos años, esta planta, considerada como una de las invasoras más peligrosas y dañinas para los ecosistemas ribereños de la cornisa cantábrica, está invadiendo la cuenca de estos ríos por lo que su eliminación es fundamental para preservar estos valiosos espacios naturales, según destaca el Gobierno en un comunicado.

Los voluntarios de PROVOCA actuaron sobre una superficie de unos 300 metros cuadrados totalmente colonizados por ejemplares de esta especie invasora que alcanzaban alturas de hasta 2 metros, cubriendo la totalidad del terreno.

Dirigidos por los monitores de Bosques de Cantabria, los voluntarios desarrollaron un minucioso trabajo para no dejar restos de la planta que contribuyeran a su propagación.

De esta manera, arrancaron manualmente, tanto la parte aérea como buena parte del sistema radicular de las plantas, dejándolas así debilitadas para evitar su rebrote.

La actuación se remató cubriendo la zona de intervención con una lámina de polietileno opaco de alta resistencia que, tras ser fijada al suelo mediante zanjas, dificultará la reaparición del bambú japonés.

Además, aprovechado la presencia de los voluntarios ambientales en la orilla del río, se recogieron números residuos sólidos (plásticos, chatarra, escombros, etc) que se encontraban depositados en la orilla en las proximidades de la zona de actuación.

Tanto los restos vegetales arrancados como los residuos recogidos se fueron acumulando en varias decenas de bolsas de plástico cerradas, que fueron depositadas en el camino de acceso al río para su posterior recogida y traslado a un vertedero controlado.

Esta última tarea corrió a cargo del Ayuntamiento de Ramales de la Victoria, que también ha colaborado en la realización de las actividades del PROVOCA en su municipio.

El próximo sábado 20 de abril, la consejería de Medio Ambiente y Bosques de Cantabria continuarán desarrollando el PROVOCA en esta misma zona a través de una nueva actividad, que será complementaria a la desarrollada este último fin de semana y que se centrará en la reforestación con especies forestales autóctonas propias de los bosques de ribera, procedentes del vivero forestal que supervisa este colectivo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.