Alumnos en un colegio
Alumnos de Secundaria levantan la mano en clase. GTRES

La falta de escolarización de los niños es un asunto muy serio que puede acabar siendo objeto de denuncia si se tolera. Ese es el criterio que ha adoptado la Fiscalía de Menores de Valencia desde hace unos años y que está llevando hasta sus últimas consecuencias la coordinadora de la sección, Gema García.

Las cifras así lo demuestran. En el año 2012, se incoaron en este departamento 230 diligencias de investigación penal por absentismo escolar, de las que 140 terminaron en denuncias contra los padres en los juzgados (en 2011 fueron 90), según los datos a los que ha tenido acceso 20 minutos.

Este volumen de expedientes abiertos supone un incremento del 64% respecto a 2011, que desde la Fiscalía achacan a la mayor colaboración por parte de las comisiones de absentismo municipales creadas en Valencia y en L’Horta Sud, donde además existe un protocolo específico para abordar este fenómeno "estructural".

A pesar de ello, los fiscales observan que muchos ayuntamientos no cuentan todavía con programas específicos de lucha contra el absentismo "o son muy obsoletos", lo que motiva que se reciban expedientes dos o tres años después del inicio del problema, lo que hace casi imposible abordarlo con éxito.

Una pista contra la delincuencia

Según la experiencia de la Fiscalía de Valencia, el 90% de los menores que llegan a juicio tienen problemas de absentismo escolar, por lo que atajar este fenómeno es un inicio en la prevención global del delito. Uno de los caballos de batalla de esta sección consiste en acabar con la idea de que no se puede hacer nada contra el absentismo y con la "impunidad" de ciertos padres, que ignoran el problema incluso tras recibir apercibimientos por parte de la Fiscalía, lo que puede acabar en denuncia ante el juez.

Consulta aquí más noticias de Valencia.