El Ayuntamiento de Torrelavega notificará a lo largo de la próxima semana a varias vecinos que vulneran la ordenanza municipal de tenencia y protección de animales y les dará un plazo de 10 días para cesar en su conducta ya que, de lo contrario, serán multados.

Así lo ha advertido este domingo en un comunicado el concejal de Medio Ambiente, Pedro Carrera, que ha informado de que empezará a sancionar aquellas conductas ciudadanas sobre este ámbito que, "aun siendo aisladas, conllevan un gran perjuicio para muchos vecinos".

El edil ha señalado que la Policía Local de Torrelavega está haciendo "un buen trabajo" a la hora de identificar a personas que tienen denuncias por este tipo de conductas.

Carrera ha reconocido, sin embargo, que él mismo ya ha hablado con algunas de esas personas para persuadirlas de que cesen en esta conducta "sin obtener ningún resultado".

CASOS

Entre otros casos, hay vecinos que alimentan a las palomas en las calles Limbo, Confianza y San José; una persona que tiene gallinas en la terraza de un piso en la calle Marqués de Santillana que causan molestias a los otros habitantes del edificio y otra que vive en el entorno de Juan XXIII que tiene a un perro encerrado en casa sin sacarlo "nunca" al exterior.

Además, el Ayuntamiento va a sancionar al dueño de un perro peligroso, de la raza Pit Bull, que lo llevaba suelto y sin bozal por la Viesca, careciendo de la pertinente licencia para tener este tipo de animales, sin haberlo dado de alta en el registro municipal de perros potencialmente peligrosos y sin vacunarlo.

El dueño del can fue advertido de que, según la ordenanza, se trata de una falta "muy grave" por la que se prevén multas de entre 1.500 y 3.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.