Parte del Ártico se cubrirá de bosques en unos decenios por
el calentamiento global

  • Nuevos modelos de proyección aseguran que el área de bosques en la región Ártica crecerá un 50% en los próximos decenios.
  • Este reverdecimiento, lejos de ayudar a disminuir el calentamiento global, lo potenciará, ya que influye en el albedo de la Tierra.
  • El crecimiento de las plantas en los ecosistemas del Ártico es casi el doble de la tasa global.
Bosques de pino en un lago en Kolymá (Rusia), cerca de la región boreal.
Bosques de pino en un lago en Kolymá (Rusia), cerca de la región boreal.
Bartosh Dmytro /WIKIPEDIA

Una nueva investigación predice que el aumento de temperaturas conducirá a un masivo aumento de la cobertura vegetal en el Ártico. En un artículo publicado el 31 de marzo en Nature Climate Change, los científicos revelan nuevos modelos que proyectan que las áreas boscosas en el Ártico podrían aumentar hasta en un 50% durante los próximos decenios.

Los investigadores también muestran que este reverdecimiento acelerará el calentamiento global a un ritmo mayor de lo esperado. "Esta redistribución generalizada de la vegetación del Ártico tendría impactos que reverberarán a través del ecosistema global", dijo Richard Pearson, autor principal del estudio y científico investigador en el Museo Americano de Historia Natural para la Biodiversidad y la Conservación.

El crecimiento de las plantas en los ecosistemas del Ártico ha aumentado en las últimas décadas, una tendencia que coincide con el aumento de las temperaturas, que llega a casi el doble de la tasa global.

Los científicos desarrollaron modelos que predicen estadísticamente los tipos de plantas que pueden crecer bajo ciertas temperaturas y precipitaciones.

A pesar de que incluye incertidumbre, este tipo de modelado es una forma eficaz de estudiar el Ártico debido a que la dureza del clima limita la variedad de plantas que pueden crecer, por lo que este sistema es más simple para modelar en comparación con otras regiones, como los trópicos.

Los modelos revelan el potencial de redistribución masiva de la vegetación en el Ártico bajo el clima futuro, con un cambio previsto en la mitad de la vegetación y un aumento masivo de la cubierta arbórea.

Bosques boreales en Siberia

En Siberia, por ejemplo, los árboles podrían crecer a cientos de kilómetros al norte de la línea en que están presentes en la actualidad. "Estos impactos se extienden mucho más allá de la región del Ártico", dijo Pearson.

"Por ejemplo, algunas especies de aves migran estacionalmente desde latitudes más bajas y se basan en la búsqueda de determinados hábitats polares, como espacio abierto para anidar en el suelo."

Además, los investigadores también resaltaron las consecuencias del llamado efecto albedo, basado en la reflectividad de la superficie de la Tierra,  y que tendría un mayor impacto sobre el clima del Ártico.

Cuando el sol llega a la nieve, la mayor parte de la radiación es reflejada de vuelta al espacio. Pero cuando se llega a una zona que es "oscura", o cubierta de árboles o arbustos, más luz solar es absorbida en la zona y la temperatura aumenta.

Esto podría aumentar aún más el calentamiento climático: cuanto más vegetación haya, más calentamiento se producirá.

"Estudiando la relación observada entre las plantas y el albedo, se nos muestra que los cambios de distribución de la vegetación darán lugar a una retroalimentación positiva global del clima que es probable que cause un calentamiento mayor del que ya ha sido predicho", dijo el co-autor Scott Goetz, de la Woods Hole Research Center.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento