Lasquetty
El consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. EFE

La Comunidad de Madrid ya tiene avanzados los pliegos de privatización de la gestión de los seis hospitales madrileños sacados a concurso. Los términos de coste, plazos y requisitos técnicos han sido comunicados a las empresas interesadas y se perfilan ahora en la Asesoría Jurídica de la Consejería de Sanidad las condiciones definitivas, que se publicarán a finales de abril. El Gobierno madrileño estima que la adjudicación podría ejecutarse en julio y que, ya en septiembre, estos seis hospitales empezarán a gestionarse de forma externa.

La viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Patricia Flores, ha mantenido ya varias reuniones con las empresas interesadas en hacerse cargo de la gestión de estos hospitales y, según fuentes presentes en las mismas, los centros serán divididos en cinco lotes; el primero estaría compuesto por el hospital del Tajo (Aranjuez) junto al Infanta Cristina (Parla). Los demás —Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Sureste (Arganda) y Henares (Coslada)— se sacarían a concurso en lotes individuales.

La concesión será de 10 años porque es el máximo permitido para estos contratos sin inversiónLa Consejería deseaba que la concesión durase 20 años para que su expiración coincidise con el resto de centros cuya gestión ya fue privatizada —Infanta Elena (Valdemoro), Torrejón y Rey Juan Carlos (Móstoles)—, pero finalmente será de 10 años, según una de las empresas interesadas, "porque es el plazo máximo permitido cuando no hay inversión".

Cinco de las posibles adjudicatarias con las que ha contactado la Comunidad —Ruber, Quirón, Adeslas, Asisa y HM Hospitales—, habrían decidido ya que no están interesadas. Entre las que sí lo están, Ribera Salud —gestiona cinco hospitales valencianos y vendió a Sanitas su participación en el de Torrejón— habría mostrado preferencia por los centros de Vallecas y San Sebastián de los Reyes, aunque la Comunidad también desearía que gestionase el de Arganda.

Capio está interesada en el lote de Aranjuez y Parla, así como en Vallecas y San Sebastián de los Reyes, pero la Consejería prefiere que estos dos últimos los gestione Ribera para que Capio, que dirige ya los de Valdemoro y Móstoles, no monopolice el sector. Y Sanitas habría mostrado interés en Coslada, con el beneplácito de la Administración. El consejero Fernández-Lasquetty ya avisó de que sería conveniente que las adjudicatarias fueran "empresas diferentes".

El dinero, lo que más puntuará en la privatización

Se exigirá  mantener la cartera de servicios asistenciales en los seis hospitalesA falta de los últimos flecos que introduzcan los abogados de la Comunidad en los pliegos, la Comunidad ha comunicado a las empresas que la parte económica supondrá un 70% de la valoración de sus ofertas; los aspectos técnicos —medios materiales y humanos para ofrecer el servicio— pesarán un 20% y las mejoras propuestas un 10%.

Esto significa que se tendrá más en cuenta que la oferta sea barata, a que sea de calidad. Algo que ya sucedió con la adjudicación del hospital de Collado Villalba, que finalmente se llevó Capio porque su oferta económica era menor. "Está claro que decidirá el precio que ofrezcamos", comentan desde una de las empresas interesadas; "pero tampoco vamos a suicidarnos económicamente y que el proyecto resulte imposible de mantener". "El pliego de Villalba no va a ser el modelo que vamos a seguir.  Vamos a exigir todas las garantías de calidad, con mecanismos de control permanentes", aseguran sin embargo desde la Consejería.

La Consejería desea además que se mantenga la cartera de servicios de cada hospital. Y se habría sugerido en las reuniones que las deudas pasadas que arrastren los centros las podría cubrir la Comunidad con dinero público y no tendrían por qué asumirlas las empresas privadas; una propuesta cuya validez legal estudia ahora la abogacía de la Comunidad. El Gobierno madrileño no ha querido comentar este aspecto con este medio.

'Cápita' y recursos humanos, las claves

Según fuentes conocedoras de las conversaciones, la Consejería ha indicado ya la cantidad de referencia que pagará por la prestación de los servicios sanitarios. Para evitar 'bajas temerarias' en el concurso (ofertas extremadamente pequeñas) se rechazarán propuestas con cápitas —el gasto anual por ciudadano adscrito a estos centros— inferiores a 380 euros. La Consejería no ha querido "entrar a valorar" esta información y desmiente que se hayan comunicado cifras concretas.

Según Afem, se estaría pagando un sobrecoste a las empresas privadasEl gobierno madrileño, para que fueran preparando la oferta, trasladó a las empresas que la cápita en los hospitales de gestión privatizada (Valdemoro, Torrejón y Móstoles) es de 450 euros, unos 150 menos que en los seis hospitales a privatizar.

La Asociación de Facultativos Especialistas (Afem), con los propios datos de la Comunidad, estima sin embargo que la cápita media de estos seis hospitales es de 347 euros por lo que se pagaría un sobrecoste de más de 100 euros a estas empresas.

Según una de las posibles adjudicatarias, su mayor preocupación al analizar la inversión es que, a esa cápita de 450 euros, "hay que sumarle las derivaciones a otros centros y el coste de los servicios no sanitarios ya externalizados en esos centros".

El otro punto clave es qué hacer con el personal de los hospitales. Si los profesionales estatutarios fijos afectados por la externalización no fueran contratados, la Comunidad contempla su reubicación a otros centros o una excedencia de tres años, opción existente en el art. 65 del Estatuto del personal sanitario.

Una de las compañías presentes en las reuniones asegura que el plan "contempla que el personal fijo se quede en el hospital, respetar las condiciones de los interinos y mantener a los eventuales". Sin embargo, esto no es lo que acaba de suceder en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda donde, desde este lunes, se ha dejado de contar con 220 empleados fijos y 180 interinos.

El departamento dirigido por Lasquetty también valorará en la concesión que se ofrezca al personal sanitario convertirse en accionistas de las adjudicatarias. La motivación y la eficiencia en la realización de su trabajo, según creen en la Consejería, sería mayor y esto ayudaría a recortar los 200 millones previstos en el plan privatizador del gobierno de Ignacio González.

Privatización de los centros de salud

La externalización de estos seis hospitales forma parte del Plan de Garantías de la Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público, que incluye también la creación de sociedades profesionales de gestión en 27 centros de Atención Primaria (un 10% de los 270 existentes). El 51% del capital de estas sociedades, según el borrador del Decreto que las regulará, deberá estar en manos de personal con experiencia sanitaria de al menos un año en el último lustro.

El mismo día en que se publiquen los pliegos, la Afem convocará una huelga Como en el caso de los hospitales, el plazo de concesión será de 10 años y podrá ser prorrogado. Lasquetty adelantó que en una primera fase se constituirán cuatro centros, hasta alcanzar "en unos meses" los 27 que se planean privatizar.

El mismo día en que se publiquen los pliegos, la Afem convocará una huelga contra el "desmantelamiento" del sistema público de Salud. Casi 7.000 médicos han secundado la carta de los profesionales sanitarios donde piden al presidente madrileño que abandone su plan privatizador.

El PSOE, por su parte, ha recurrido la privatización de estos centros al Tribunal Constitucional por considerar que el procedimiento jurídico para llevarla a cabo "está al margen de la ley". UPyD también ha presentado un recurso de amparo ante el Constitucional.

Consulta aquí más noticias de Madrid.