«Pulsaré un botón que dará el sol a Viganella»
Alba posa junto al gran sol que representa la luz de Huelva.
«Está loquita de contenta. Cuando se enteró no quería ni comer», dicen su abuela y su madre. Ésta es la historia de Alba Fontenla, una niña de diez años que vive en Cortelazor, un pueblo de la sierra de Huelva.

Alumna del colegio público rural Adersa II, ha ganado un concurso en el que tenía que dibujar la luz de Huelva, la zona más luminosa de toda Europa. El premio, un viaje inolvidable. «Pulsaré el botón que llevará el sol a Viganella», explica Alba, que en diciembre irá a ese pueblo de los Alpes donde sus 200 habitantes viven sin luz solar, en la sombra, de noviembre a febrero. Alba activará el gran invento: un espejo gigante colocado en la montaña que, como un girasol, seguirá la luz del sol para reflejarla sobre el pueblo. «Soy una afortunada. En mi maleta llevaré ropa de abrigo y una cámara de fotos», dice Alba.