Manuel Vilanova
Manuel Vilanova web

El Tribunal Supremo (TS) ha condenado al alcalde de Vila-Real (Castellón), Manuel Vilanova, a un año y medio de prisión, así como a ocho años de inhabilitación especial para empleo o cargo público por un delito de prevaricación.

De esta forma se desestima la sentencia emitida en septiembre de 2005 por la Audiencia Provincial de Castellón en la que absolvía al primer edil de dicho delito, así como de:

  • Delitos contra el medio ambiente.
  • Denegación de auxilio.

De este último delito fue acusado por el Ministerio Fiscal y la acusación particular en relación a la contaminación acústica que producía la empresa Rocersa ubicada en dicha localidad.

Así mismo, el TS condena al representante legal de Rocersa, Pedro Tomás Llop García, que también había sido absuelto por la Audiencia de Castellón de los mismos delitos.

Contratados por el ayuntamiento

La sentencia del TS señala en los fundamentos de derecho que la empresa que realizó la medición sobre los ruidos fue contratada por el Ayuntamiento de Vila-Real.

La empresa que realizó la medición sobre los ruidos fue contratada por el Ayuntamiento
Así mismo, se explica que los hechos son "suficientemente expresivos" en relación con la actividad desplegada para responder a las denuncias continuas ante los ruidos que habían percibido, no sólo los querellantes, sino una generalidad de personas y agrupaciones ciudadanas".

Además, la sentencia indica que la empresa de cerámica denunciada carecía de licencia municipal para la instalación de una central de cogeneración, instalada en 1990.