Scotland Yard informó el viernes de que ha hallado restos de una sustancia radiactiva en la casa del fallecido ex espía ruso Alexander Litvinenko, así como en un restaurante japonés y un hotel de Londres donde estuvo antes de enfermar.

En concreto, la Policía ha encontrado rastros de polonio 210, un isótopo del metaloide radiactivo polonio, también descubierto en la orina del antiguo agente secreto y considerado como la aparente causa de su supuesto envenenamiento.

Crítico con Putin

Recordemos que el ex espía ruso Alexander Litvinenko, crítico con el presidente Vladimir Putin, calificó de "brutal" y "despiadado" al responsable de su muerte, en un comunicado dejado a sus amigos antes de morir en la noche del jueves.

Pueden haber logrado silenciarme, pero el silencio tiene un precio

A las puertas del University College Hospital, de Londres, donde el ex espía dejó de existir, Alex Goldfarb, amigo de Litvinenko, declaró a los periodistas que éste decidió dejar una nota el pasado día 21 cuando se dio cuenta de que podía morir.

"Puede haber logrado silenciar a un hombre, señor Putin, pero escuchará el aullido de protesta de todo el mundo el resto de su vida. Que Dios le perdone por lo que ha hecho", dijo Litvinenko en el comunicado leído por sus amigos.

"Pueden haber logrado silenciarme, pero el silencio tiene un precio. Se ha mostrado como un bárbaro despiadado, como dicen sus críticos más hostiles", dijo el texto.

El Kremlin ignora las acusaciones

El Kremlin ha ignorado las acusaciones, que ha calificado de tonterías y el servicio de espionaje ruso negó haber matado al ex agente.

El servicio de espionaje ruso negó haber matado al ex agente

"La muerte de una persona es siempre una tragedia. En este momento lo que importa es una investigación sobre los que ha ocurrido", dijo el viceportavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Sin embargo, la acusación de que Putin envió a agentes secretos a asesinar a un hombre en Reino Unido por primera vez desde la Guerra Fría empaña la presencia de Putin en la cumbre de la UE.