Beth «Ir a Eurovisión fue surrealista para mí»
Beth.

Nació en Suria (Barcelona) hace 24 años y, tras quedar tercera en la segunda edición de OT, rompió con la factoría de triunfitos.

¿Ha querido desvincularse de OT con este trabajo?

Antes de OT curraba en orquestas y también cantaba canciones que no eran
mías. Si me preguntas por mis gustos musicales, son otros, sí. Pero OT fue un tren en mi vida que tenía que coger.

¿Por qué se desvinculó de ello?

No me sentía cómoda. Pedí a la discográfica que me rescindiese el contrato y me fui a Inglaterra. Estudié música, compuse...

Y se trajo una maqueta con un puñado de canciones.

Lo de componer es un arte al que le tengo mucho respeto.

¿Qué le dicen sus compañeros de OT? ¿Lo han oído?

Algunos. A Vega le gustó muchísimo. Y a Mai, a Elena, a Manuel, a Enrique...

¿Cómo vendería el CD?

Es un disco para escuchar en soledad, es romántico.

¿Como Beth?

Yo vivo sola con mi perra, Lost. Estoy enamorada de ella. Y, sí, el romanticismo es algo que me acompaña desde que era pequeña (risas).

¿Y la canción de Mama?

Está dedicada a todas las madres. A mí se me está despertando el instinto. Tengo muchas ganas de ser madre.

Acaba de comprarse una furgoneta. ¿Le gusta viajar?

Sí, me la traje de Inglaterra y está equipada para cocinar y dormir. Me apetece perderme con ella y grabar una canción por cada sitio que pase.

¿Qué es lo más surrealista que ha hecho tras salir de OT?

¡Representar a España en Eurovisión! (risas). Y que una revista me sacase en topless. Eso me molestó muchísimo.