Nigeria
Imagen de un atentado reciente en Nigeria. EFE

Los Gobiernos de Grecia, Italia y Reino Unido han confirmado el asesinato de siete ciudadanos extranjeros —cuatro libaneses, un griego, un italiano y un británico—, secuestrados el pasado 16 de febrero en Nigeria.

En un comunicado, el departamento de Exteriores griego calificó de "fundadas" las noticias aparecidas en las últimas horas acerca de la muerte de los rehenes. Asimismo el Ministerio expresó su pésame y su solidaridad a la madre del fallecido.

Por su parte, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, condenó "categóricamente" los hechos y a los terroristas, al tiempo que agradeció al Gobierno nigeriano "su total ayuda y colaboración".

En otro comunicado, el departamento de Exteriores italiano señaló que las verificaciones efectuadas en coordinación con el resto de países implicados les llevan a considerar que las noticias aparecidas en las últimas horas sobre el asesinato de los rehenes "son fundadas". Asimismo, dicho departamento quiso expresar su pésame y transmitir su solidaridad y afecto a la familia de su compatriota fallecido, Silvano Trevisan.

Aunque los integristas islámicos no facilitaron la identidad de los secuestrados, una fuente del Gobierno federal de Bauchi dijo entonces que se trataba de un británico, un italiano, un griego, dos sirios y dos libaneses. Este grupo había reivindicado el asesinato de los rehenes en un vídeo difundido por Internet, asegurando que les habían matado tras un intento de rescate realizado por las fuerzas militares nigerianas.

El secuestro

El pasado 16 de febrero un grupo de desconocidos atacó las instalaciones de la compañía libanesa SETRACO en la localidad de Jamare, en el estado septentrional nigeriano de Bauchi, donde dicha compañía está construyendo una carretera.

Los atacantes mataron a un guardia y secuestraron a siete trabajadores, cuatro de ellos libaneses, un griego, un italiano y un británico. El pasado 18 de febrero el grupo radical islámico Ansauri se atribuyó el secuestro de los siete extranjeros.

En un comunicado, la organización radical islamista anunció la muerte de los siete rehenes y aseguró que había advertido previamente que todo intento de liberarlos pondría en peligro sus vidas.

"A pesar de esto el Gobierno británico mandó a Bauchí cinco aviones junto con soldados y agentes de los servicios secretos británicos, que detuvieron a varias personas, incluso mujeres, y mataron a algunos de ellos", añade el comunicado.