El Congreso ha comunicado a la Audiencia Nacional que el diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto, que fue deportado a España desde Israel el pasado mes de octubre tras intentar llegar a las costas Gaza como tripulante de la III Flotilla de la Libertad, se embarcó a título individual y, por tanto, no viaja en representación de la Cámara Baja.

Esta es la respuesta que ha dado el Congreso ante el requerimiento que le realizó el Tribunal Supremo, por encargo de la Audiencia Nacional, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias. El Alto Tribunal había solicitado a la Cámara datos sobre Sixto a raíz de que el parlamentario por Valencia presentase una denuncia contra el Estado de Israel por el asalto al buque 'Estelle' a pocas millas de la costa de Gaza.

En concreto, el presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner, preguntó a su homólogo del Congreso, Jesús Posada, si Sixto era diputado en el momento en que el Israel abordó el barco en el que viajaba y si su presencia allí se debía a un viaje oficial. Tras examinar el asunto en la Mesa de la Cámara, Posada respondió que, efectivamente, Sixto era miembro del Congreso cuando sucedieron los hechos, pero que su participación en la Flotilla de la Libertad no tenía relación con la Cámara Baja.

El diputado ya declaró ante el juez pedraz

El propio Sixto ha explicado a Europa Press que presentó una denuncia contra Israel el pasado mes de octubre, cuando volvió a España tras ser detenido y deportado. Lo hizo en la comisaría que la Policía Nacional tiene en el Congreso, entre otras cosas, para dejar constancia de que las autoridades israelíes le habían incautado el teléfono móvil que le había proporcionado la Cámara.

La denuncia se derivó después al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, ante cuyo titular, Santiago Pedraz, el dirigente de IU prestó declaración hace un mes. Sixto narró ante Pedraz cómo el pasado 20 de octubre, a 25 millas de Gaza, en aguas internacionales el Ejército israelí abordó el 'Estelle' y sus 30 tripulantes de diversas nacionalidades fueron detenidos y trasladados a un Centro de Internamiento de Extranjeros, antes de ser devueltos a sus países de origen.

El diputado denunció que los soldados actuaron con una "violencia injustificada e innecesaria" y que él, como el resto de la tripulación fue registrado, despojado de sus objetos personales y obligado a sentarse en el suelo de la popa durante 14 horas hasta llegar al puerto de Ashdod.

Nunca le devolvieron el móvil

Más tarde, según su relato, se les practicó un nuevo registro. Les dejaron la ropa y los objetos más personales, pero les fueron incautados todos los aparatos electrónicos, entre ellos el móvil del Congreso, que nunca le fue devuelto.

A todos los integrantes de la Flotilla se les acusó de haber invadido espacio israelí, pero ellos replicaron que lo que se había producido es un "secuestro" en territorio internacional y se negaron a seguir declarando hasta que llegaran los cónsules o representantes diplomáticos. Finalmente, Sixto firmó un documento en el que se daba por notificado de su expulsión de Israel y fue llevado a un Centro de Internamiento de Extranjeros a la espera de ser deportado, junto a otros inmigrantes.

Por este asunto se presentó un segundo escrito en la Audiencia Nacional, una querella también contra Israel que recaló en el juzgado de Pablo Ruz y que ya fue archivada.

Consulta aquí más noticias de Valencia.