El portavoz del Grupo Popular en las Cortes de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, considera que la "difícil, complicada, insufrible e insoportable" relación entre el secretario autonómico del PSOE, Julio Villarrubia, y el secretario federal de Organización, Óscar López, perjudica no sólo al Partido Socialista sino a la Comunidad, al tratarse del principal partido de la oposición.

Carriedo, que se ha referido así a las diferencias surgidas en torno a lo ocurrido en la elección del alcalde de Ponferrada (León), Samuel Folgueral, con el apoyo del concejal condenado por acoso sexual Ismael Álvarez, ha afirmado que "más allá" de lo que se ha "constatado" de que el PSOE "carece de principios" y antepone el poder a ellos, lo más relevante es la situación "deteriorada" entre los líderes socialistas de Castilla y León.

El portavoz 'popular' en las Cortes cree que el deterioro de esta relación se ha demostrado en el último año pero en estas "últimas horas" se ha hecho "muy evidente" y, a su juicio, en lugar de resolverse los problemas internos, se dedican a "echarse la culpa uno a otro".

Carriedo ha criticado que Villarrubia haya reconocido que no respaldaba la moción de censura con el voto de Ismael Álvarez pero no lo había hecho público y por lo tanto "el único culpable" es López.

Más allá de que esto suponga un problema para el propio PSOE, Carlos Fernández Carriedo considera que también perjudica a Castilla y León porque el principal partido de la oposición "carece de una única voz, un único criterio y unos únicos principios" así como de capacidad para tomar una decisión sin que se "desautoricen" unos a otros, lo que no es bueno.

Esta "bicefalia", en su opinión, puede tener unas consecuencias negativas si la relación no es de cordialidad al haber dos personas con posiciones contrarias y en lugar de "remar los dos en la misma dirección" uno diga una cosa y otro le desautorice.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.