Albergues para personas sin techo
Personas sin techo en un albergue de Madrid. JORGE PARÍS

Los comedores sociales se saturan de familias en paro en busca de su alimento diario. Los albergues para indigentes no dan abasto para acoger a las personas sin techo. Cada vez más madrileños caen bajo del umbral de la pobreza. "El sistema público no está garantizando el bienestar de los ciudadanos y ahora es cuando más gente necesita la ayuda de ONGy entidades sociales. Pero, paradójicamente, también nos están quitando a nosotros las ayudas", lamenta Gema Gallardo, presidenta de la Red Madrileña de Lucha contra la Pobreza (EAPN), una plataforma que acoge a 48 entidades sin ánimo de lucro de la región.

Las personas que quedan en la calle tardan ahora más tiempo en salir de la exclusiónLa Comunidad prevé destinar en 2013 un 46% menos en subvenciones a ONG sociales: la partida de transferencias para "Instituciones sin fines de lucro" pasa de 12,5 millones de euros en 2012 a 6,7 millones este año, según se recoge en los presupuestos del área regional de Asuntos Sociales. Esta disminución afecta a todo tipo de entidades que prestan ayuda social, atendiendo a personas sin techo, minorías étnicas, discapacitados, mujeres maltratadas o niños con necesidades educativas. Las más pequeñas corren el riesgo de cerrar, como es el caso de Impulso Solidario (que atendía a niños excluidos), y algunas grandes han eliminado recursos, como el centro de día de Fundación Rais en Móstoles.

"Tenemos que atender a más gente durante más tiempo, ya que las personas que se quedan en la calle tardan ahora más en encontrar un modo de salir de la exclusión. En esto, la ayuda pública es esencial", asegura Rosalía Portela, presidenta de la Federación de Centros de Integración y Ayuda de Marginados (Faciam). Sin embargo, pese a esta urgencia social, la Comunidad prevé recortar los convenios que mantiene con el Ayuntamiento de Madrid (para cofinanciar los albergues) y con Cáritas (para el programa ‘Sal de la calle’): el dinero regional solo permitirá atender a 2.000 personas, cuando la dotación del año pasado sirvió para apoyar a 4.000 sin techo.

"Cambia el método de atención"

La Consejería de Asuntos Sociales explica que esta reducción se debe a "cambios introducidos en la metodología de atención", es decir, ahora los usuarios tienen más necesidades y se les debe atender durante más tiempo (hay que repartir menos dinero entre gente más necesitada). Además, aseguran que, pese al recorte de subvenciones, "se mantiene la financiación necesaria para continuar las actuaciones" y se abren otras "vías de apoyo" a las ONG, aunque no detallan cuáles.

En cambio, Asuntos Sociales reforzará el presupuesto para la Renta Mínima de Inserción (RMI), la ayuda directa que reciben las familias que viven bajo el umbral de la pobreza. En 2013, la Comunidad destinará 81,9 millones en este concepto, frente a los 52,7 millones que dio en 2012. Este aumento (del 55%) se debe a que cada vez hay más familias necesitadas de este dinero de emergencia: este año recibirán la RMI 19.000 familias, según la previsión regional.

Gema Gallardo, presidenta Red Madrileña de Lucha contra la Pobreza (EAPN)

Presidenta de EAPN-Madrid.¿Qué programas sufren la pérdida de ayudas?
Se han quitado proyectos de integración que se daban con la Renta Mínima de Inserción. Dan dinero a familias, pero ya no se les enseña a salir de la exclusión.

¿Han cerrado ONG por falta de apoyo?
Cierran las más pequeñas, las que hacen labor de barrio, trabajan la parte educativa y atienden a familias con dificultades de modo más cercano.

¿En qué han cambiado las necesidades sociales?
Vienen a por lo básico, como comida, ropa o dinero para gastos extra, porque la administración les olvida.Corremos el riesgo de volver a la beneficencia: las ONG estamos para situaciones límite, pero ahora cubrimos lo esencial.

¿Cuál sería la política social adecuada?
Mejor prevenir: si una familia pierde la casa, al final hay que gastar más en darle un albergue, en acoger a los niños,... Recortar no es nada rentable.

Los programas sociales de la Comunidad

  • RMI > La Renta Mínima de Inserción (de 375 a 532 €) se concede a familias sin ingresos y poco patrimonio. Desde 2002, la han recibido 37.200 familias.
  • Inserción laboral > Son proyectos para enseñar a las personas en exclusión a salir del agujero. Este año participarán 5.000 personas, frente a las 13.260 que lo hicieron en 2012.
  • Comedores sociales > Las cuatro instalaciones de la Comunidad prestaron un millón de servicios (comidas, cenas y desayunos) en 2012.
  • Albergues > La Comunidad tiene convenios con Cáritas y el Ayuntamiento de Madrid para cofinanciar albergues y centros de día para sin techo.
  • Inmigrantes > Organizan talleres de formación y les asesoran para crear empresas.
  • Pisos tutelados > Existe una red de pisos públicos para mayores de 65 años sin hogar.
  • Cooperación > Las ayudas a países subdesarrollados se han desplomado: 85% menos.

Información elaborada gracias a la pista de Inma M.

Consulta aquí más noticias de Madrid.