Espía envenenado
El espía, antes y después (Ap / Efe) AP / EFE

El ex espía ruso Alexander Litvinenko, crítico del régimen del presidente Vladímir Putin, sigue en estado grave en cuidados intensivos en el University College Hospital, de Londres, informó el martes la unidad sanitaria en un comunicado.

El ex espía recibe tratamiento por aparente envenenamiento con talio radioactivo, una especie de raticida que es inodoro, incoloro e insípido, capaz de causar la muerte con sólo un gramo.

Según los medios británicos, Litvinenko -ex agente del Servicio Federal de Seguridad (antiguo KGB soviético) y refugiado en el Reino Unido desde 2000- recibe custodia policial en el citado hospital.

Todas las acusaciones vertidas contra el SVR parecen, como mínimo, poco convincentes

La investigación del supuesto envenenamiento está en manos de Scotland Yard, que lleva a cabo "extensas pesquisas" para establecer la causa de la enfermedad del ex agente, que ha perdido el cabello y su sistema inmunológico se ha deteriorado.

El ex espía enfermó el pasado día 1 tras reunirse en secreto con Mario Scaramella, un profesor universitario italiano con buenos contactos en el mundo del espionaje, en un restaurante japonés en el centro de Londres, según la prensa británica.

Al parecer, Scaramella le facilitó nombres de las personas que podrían estar involucradas en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, que Litvinenko trataba de averiguar.

El Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia negó este lunes cualquier implicación en el aparente envenenamiento de Litvinenko.

"Todas las acusaciones vertidas contra el SVR parecen, como mínimo, poco convincentes", declaró Serguéi Ivanov, jefe de prensa del SVR, a la agencia Interfax.