Artur Mas
Artur Mas, en la sala de prensa del Palau de la Generalitat. TONI ALBIR/ EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha propuesto un acuerdo político para que los dirigentes que sean imputados puedan seguir en sus cargos hasta que se abra el juicio y que, en ese punto, se prevean los mecanismos necesarios para que puedan volver a ejercerlos si la sentencia es exculpatoria.

Esta es una de las 51 propuestas que ha presentado Mas, tras la segunda reunión de la cumbre anticorrupción celebrada en el Palau de la Generalitat, que ha durado tres horas y media y en la que ha escuchado las propuestas de los representantes de los organismos de control institucional de Cataluña.

Con las propuestas
de Mas, exalcaldes como Manuel
Bustos (Sabadell) continuarían en el cargo hasta el juicio.
Mas ha puesto un ejemplo para ilustrar su propuesta sobre cómo tratar una imputación: "Si un alcalde es imputado, durante la instrucción debe poder seguir ejerciendo su cargo. Si se abre juicio tiene que renunciar. El punto es que, si resulta absuelto, tiene todo el derecho a volver, o al menos a intentarlo; en ese caso, cuando se abra juicio, debería dejar de ser alcalde, pero no debería dimitir como regidor hasta que no haya una sentencia condenatoria".

Preguntado por cuál sería la actuación oportuna si el imputado fuera, por ejemplo, un concejal, Mas ha propuesto que éste dejase su cartera, es decir, que abandonase su función principal hasta que se abra el juicio, de manera que pueda reincorporarse si la sentencia le declara inocente.

Otra de las medidas que hoy ha propuesto el presidente catalán para atajar la "alarma social" ante los casos de presunta corrupción, es exigir que se hagan públicas las declaraciones de bienes y patrimonio de los cargos electos al comienzo y al final de sus mandatos.

Además, plantea extender esta obligación a los altos cargos de confianza a los que, no obstante, únicamente se les exigirá dar a conocer "la variación patrimonial" que se produzca entre el momento en que ocupen esa responsabilidad y el momento en el que la dejen.

Entre la cincuentena de medidas también figura la de que los miembros de consejos de administración de empresas que reciben "subvenciones genéricas" estén obligados a hacer públicas sus retribuciones, así como que se cree un registro público y un código de conducta para los grupos de interés (lobbies).

Auditor permanente para cada partido

El presidente catalán también ha planteado que cada año la Sindicatura de Cuentas destine un auditor permanente para cada partido, así como actualizar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para tipificar como delito "el enriquecimiento patrimonial injustificado".

Tras la cumbre y a tenor de la polémica en torno a los presuntos casos de corrupción y espionaje que han causado "una gran alarma social", Mas ha avisado de que "todos los procesos" que tiene en marcha Cataluña, entre ellos el proyecto soberanista, fracasarán si se rompe la confianza entre la sociedad y las instituciones.

Este catálogo de 51 medidas, que Mas propondrá ahora a los grupos parlamentarios, son propuestas del presidente catalán después de reunirse con la presidenta del Parlament, Núria de Gispert; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno; el fiscal superior de Cataluña, Martín Rodríguez Sol; el síndico mayor de Cuentas, Jaume Amat; el Síndic de Greuges (defensor del pueblo catalán), Rafael Ribó; el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso; y el secretario del Govern, Jordi Baiget

Consulta aquí más noticias de Barcelona.