El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), a través de dos sentencias firmes, ha zanjado la anulación de las suspensiones de empleo y sueldo dictadas en 2010 por el Ayuntamiento de Morón de la Frontera (Sevilla), para dos de sus funcionarios. Estas sanciones derivaban de las faltas disciplinarias atisbadas por el Consistorio en las alegaciones promovidas por estos funcionarios contra la recusación de la que fueron objeto como miembros del tribunal de un polémico concurso oposición.

Todo parte del concurso oposición promovido en 2010 por el Ayuntamiento de Morón de la Frontera, entones gobernado por Manuel Morilla (PP), para cubrir cinco plazas de administrativo mediante un procedimiento de promoción interna. En la primera prueba, dos de los aspirantes fueron declarados "no aptos", pero la secretaria del tribunal de selección publicó un listado de aprobados en el que figuraba uno de los aspirantes declarados "no aptos". El presidente del tribunal de selección, y varios vocales entre los que figuraban un funcionario del servicio autonómico de Administración Local, reclamaron entonces la aprobación de las actas de admitidos inicialmente acordadas.

Oposición conflictiva

El tribunal de selección analizó entonces las discrepancias entre el acta de aprobados de la primera prueba acordada inicialmente y el acta publicada después, siendo finalmente suspendido el ejercicio en cuestión. A partir de ahí, tres miembros del tribunal de selección que ostentan puestos de funcionario en el Ayuntamiento y que defendieron el acta inicial fueron objeto de recusaciones a cuenta del papel jugado en este tribunal. Pero fueron los escritos de oposición promovidos por cada uno de estos tres funcionarios contra sus respectivas recusaciones los que motivaron la incoación de expedientes disciplinarios y su posterior suspensión de empleo y sueldo en concepto de sanción.

No obstante, dichas sanciones fueron impugnadas por los funcionarios afectados, lo que dio lugar a un procedimiento judicial ahora zanjado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Porque la sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Alto Tribunal andaluz, en dos de los tres casos, ha resuelto la anulación de las sanciones de suspensión de empleo y sueldo dictadas por el Ayuntamiento de Morón de la Frontera.

Sentencias firmes

En concreto, el 9 de enero de 2013 la sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA desestimó el recurso promovido por el Ayuntamiento contra una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número ocho de Sevilla que anulaba la sanción impuesta a uno de los funcionarios, confirmando así la anulación de la suspensión de empleo y sueldo y condenando en costas al Consistorio.

Ya el 22 de enero, y a través de una sentencia recogida por Europa Press, el Alto tribunal andaluz revocó una sentencia previa del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número uno que desestimaba el recurso promovida por otro de los funcionarios, en este caso una mujer, contra su suspensión de empleo y sueldo. Esta sentencia, así, revoca el fallo previo y declara "contrarios a derecho" los actos administrativos emitidos por el Ayuntamiento para dictar la sanción.

Hechos "poco ejemplares"

En su razonamiento, la sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA avisa de "un cúmulo de hechos que son poco ejemplares" porque, en ambos casos, a los funcionarios se les ordenó viajar a Sevilla a entregar personalmente una documentación "precisamente el día" en el que debían presidir una prueba para el tribunal. Las sentencias admiten los "excesos verbales" de los funcionarios a la hora de oponerse a la recusación promovida en su contra, pero ante las suspensiones de empleo y sueldo dictadas por el Ayuntamiento, los magistrados censuran "un uso que podría llegar a ser desviado" en lo que se refiere a la "potestad sancionatoria" de la Administración local.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.