Joaquín Ortega tiene 31 años, es sevillano, empleado de 20 minutos y ya puede decir que ha pasado a la historia de los récords.

A las 19.10 horas del viernes rodó cuesta abajo los 134 peldaños de la ermita del Cristo de Bielva, en Santander, a pesar de una difícil salida que hizo temer lo peor.

Sin embargo, se repuso y consiguió llegar al último escalón en perfecto estado.

Hasta ahora el récord lo ostentaba un especialista de cine, doble de James Bond.

Ni un rasguño

Joaquín nos confesó después de la gesta que no se hizo daño, aunque cree que le saldrá algún hematoma que otro, "porque los golpes te los llevas en cualquier caso". También nos dijo que a partir de la décima vuelta ya iba mareado, aunque se vio muy seguro durante toda la larga caída.

Antes del viernes había ensayado un par de veces en esa misma escalera, e incluso en otras aún más largas.

Joaquín quiso dedicarle el nuevo récord a toda la gente que de dedica a la profesión de especialista en España, de la que él también forma parte, después de estudiar Arte Dramático y especializarse en la Cinecittà de Roma.

Ahora tiene que enviarle el vídeo de la caída a la gente encargada de los récord Guinness. Si todo va bien, Joaquín podrá tener su récord ya certificado en 4-6 semanas.

El título se lo dará a su madre, para que lo cuelgue en el salón.

Si quieres saber más de él, puedes leer la entrevista que le hicimos el otro día y ver un vídeo en el que Joaquín demostró su habilidad en las propias escaleras de nuestro edificio.