Esther Arroyo, tras obtener la invalidez definitiva: "Creo que nunca tendré una vida normal"

Esther Arroyo durante la presentación de la serie 'La vida loca'.
Esther Arroyo durante la presentación de la serie 'La vida loca'.
GTres

En 2008 un accidente de tráfico cambió radicalmente su vida. Ahora la actriz Esther Arroyo, quien hace poco se despidió de los escenarios para siempre tras obtener la invalidez,  ha concedido una entrevista a la revista ¡Hola! en la que explica cómo es su día a día.

"Los primeros quince días después del accidente no sabía si me cortaban la pierna", ha recordado la exmodelo, que ha pronunciado frases tan duras como que cree que nunca tendrá "una vida normal" porque no va a "dejar de sentir dolor".

Por eso, explica, aceptó la invalidez, que fue decisión del forense que la atendió: "Podría haberla rechazado, pero no puedo trabajar, lo he intentado y me resulta imposible comprometerme con una serie, un programa o una película".

"Termino una etapa, pero no es una decisión mía. No hay otra, porque no puedo trabajar", añade, ya que hay días que necesita quedarse en la cama porque su rodilla le impide caminar. Después de cinco operaciones, "todavía queda" porque van a tener que ponerle prótesis de rodilla.

En cuanto a su rutina diaria, se levanta a las ocho para preparar a su hija para el colegio; después, acude al gimnasio para hacer pilates, se tumba para reponer fuerzas, va a la compra, vuelve a tumbarse... A las nueve ya está en la cama porque se agota con facilidad.

Asimismo, agradece a su esposo todo lo que ha hecho por ella: "Mi marido ha sido mi mano derecha y mi mano izquierda, el que me ha hecho reír, el que me ha curado, el que me ha animado y el que ha hecho todo para que yo estuviera mejor". Gracias a eso, está "saliendo". Y admite que, pese a lo ocurrido, se considera una persona "muy feliz".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento