La Junta de Andalucía entregará el próximo 28 de febrero la Medalla de Andalucía a la directora de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) Interprovincial de Radiología y Cáncer de Mama del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, así como del programa de detección precoz de esta enfermedad en dicha provincia, María Álvarez, por su destacada trayectoria profesional, opinando esta radióloga que dicho reconocimiento le supone un "estímulo" para seguir trabajando en la lucha contra el cáncer.

En declaraciones a Europa Press, Álvarez, que después de 20 años ha conseguido situarse como uno de los principales referentes andaluces y nacionales en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, ha asegurado que saber que va a recibir la Medalla de Andalucía, una de las 12 que se entregarán el Día de Andalucía, ha sido para ella "una gran sorpresa", a la vez que "una gran alegría y satisfacción que los esfuerzos que se hacen se reconozcan".

Álvarez, quien también dirige la UGC del Área Sanitaria Norte de Córdoba y colabora con el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic), ha destacado la importancia de que "se vaya avanzando en todos los campos" de la investigación médica, "para ir mejorando en los tratamientos" y que, "al mismo tiempo, se mantenga la asistencia sanitaria, porque es necesaria para resolver todos los problemas de salud de la población en el día a día".

Esta investigadora, quien ha recordado que "hace unos años" la Unidad de Cáncer de Mama del Reina Sofía ya recibió a nivel provincial la distinción de la Junta de Andalucía con motivo del 28 de febrero, ha señalado que "el esfuerzo por el trabajo bien hecho merece la pena, pues lo perciben, sobre todo, los pacientes y la población" para quienes trabajan los profesionales sanitarios, de ahí que la Medalla de Andalucía que se le ha concedido suponga para ella, según ha insistido, "un estímulo para seguir trabajando en esa línea".

Nacida en Córdoba en 1961, Marina Álvarez se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba y desde 1992 trabaja en Hospital Reina Sofía. A partir de 1996 se dedicó en exclusiva a la patología mamaria y uno de los principales logros ha sido la creación de la Unidad Multidisciplinar de Mama, con excelentes resultados, hace ya 11 años. En este tiempo, miles de mujeres han sido atendidas por sanitarios muy especializados y con la tecnología más puntera.

En 2002 prosiguió su actividad profesional como asesora del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama en Andalucía e integrante del grupo de referencia del Proceso Cáncer de Mama. Desde 2009 -año en que también asumió la jefatura del servicio de Radiodiagnóstico, es presidenta de la Sociedad Española de Diagnóstico por Imagen de la Mama.

Además, completa su actividad asistencial y de gestión diaria con su labor científica en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba, donde desarrolla proyectos de investigación básica en cáncer de mama. Ha participado en numerosos cursos y congresos relacionados con esta patología, así como colabora en diferentes publicaciones y guías de la especialidad.

Por su parte, la Unidad Multidisciplinar de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Reina Sofía ya había recibido en 2011 uno de los reconocimientos que concede la Junta de Andalucía con motivo del 28 de Febrero a personas e instituciones que destacan por su implicación en la sociedad. El premio venía a reconocer la lucha de los profesionales por la prevención y el tratamiento de esta enfermedad y por el apoyo que se ofrece a las pacientes. Marina Álvarez recogió el premio en nombre de su equipo en el acto institucional celebrado en Córdoba por el Día de Andalucía.

Actividad asistencial cáncer de mama

En relación con la labor de la Unidad de Cáncer de Mama, la Junta ha informado que las distintas medidas impulsadas en el Hospital Reina Sofía en torno a la patología mamaria facilitan que se pueda realizar un diagnóstico precoz -cuando aún se encuentra en estadios iniciales- y así se pueden aplicar tratamientos más conservadores y con mejores resultados. Así, se ha pasado, en los últimos años, de detectar tumores en estadios muy avanzados, a realizar diagnósticos precoces en tumores no palpables.

En la provincia de Córdoba se diagnostican anualmente en torno a 500 nuevos casos de cáncer de mama, de los que unos 350 se atienden en el Hospital Universitario Reina Sofía. En su mayoría se encuentran en estadios precoces (cuando el tumor está localizado) y permiten aplicar tratamientos con cirugía, quimioterapia, hormonal o radioterapia.

Entre los procedimientos que se aplican en el hospital destacan la cirugía conservadora, el ganglio centinela (que evita el vaciamiento axilar), reconstrucciones mamarias inmediatas (también diferidas) y la aplicación de quimioterapia neoadyuvante (emplear quimioterapia antes de la intervención para disminuir la lesión y poder practicar un abordaje menos agresivo).

Se estima que el cáncer de mama puede afectar a una de cada ocho a diez mujeres, una incidencia muy elevada. Por ello, el diagnóstico temprano es fundamental no sólo para reducir su mortalidad sino también para poder actuar en fases iniciales y elevar la calidad de vida de las mujeres que lo padecen.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.