La portavoz socialista en el Parlament, Francina Armengol, ha reprochado este martes al presidente del Govern, José Ramón Bauzá, que con su política realizada en base a la "imposición y la soberbia" "ha levantado en armas" a 15 asociaciones empresariales.

Bauzá, en el transcurso de la sesión plenaria, le ha contestado que el Govern asume el desgaste de su política económica, ya que si no se equilibran las cuentas públicas, se volverá a "sufrir la situación heredada" en la que "gastaban lo que no tenían" .

Armengol ha realizado su pregunta parlamentaria en relación a los tres nuevos impuestos que el Consell de Govern aprobó el pasado viernes y ha espetado al presidente que "no tiene legitimidad para exigir más recortes ni impuestos porque no ha hecho lo que tocaba" como exigir los 800 millones que Madrid adeuda a la Comunidad.

El líder del Ejecutivo ha señalado que "a nadie le gusta subir los impuestos y ninguna de los colectivos los ha pedido" pero, según ha señalado, estos se deben aplicar por "responsabilidad".

Así, Bauzá ha reconocido que este año han subido la deuda en 1.000 millones que se ha traducido en "el pago de 852 millones más intereses a los proveedores" que, según ha explicado, en la anterior legislatura el Pacte "no pagó aunque decía que le preocupaba".

El presidente ha incidido en que en el anterior mandato "se gastaban 1.000 millones al año" y que "las inversiones estatutarias se gastaban en gasto corriente y luego no se realizaba ningún tipo de obra".

En este sentido, ha apuntado a que deben realizar el "esfuerzo" que están haciendo "como consecuencia de la desidia cuando gobernaban" para que así "no lo deban pagar más ciudadanos en el futuro".