El 70 por ciento de los comerciantes de Valladolid ha registrado una disminución de sus ventas a lo largo del pasado ejercicio y un 74 por ciento tiene una posición general ante 2013 "negativa" o "muy negativa", según una encuesta realizada a 150 establecimientos por la Agrupación Vallisoletana de Comercio (Avadeco).

El presidente de la Agrupación, Alejandro García Pellitero, y el secretario de la misma, Luis del Hoyo, han presentado los principales resultados, que ponen de manifiesto descenso de las ventas, preocupación y cierres de establecimientos.

En concreto, según ha explicado Luis del Hoyo, se han analizado algunos datos desde 2007 hasta 2012 —años de crisis y descenso de ventas— que reflejan la pérdida de 1.600 establecimientos (de 7.500 a 5.900) y un descenso de 2.177 empleados en el régimen general de la Seguridad Social y 1.334 autónomos.

Esta pérdida ha de empleo ha sido destacada en el sector de la alimentación, debido al descenso del consumo y la implantación de grandes superficies en los últimos años, ha indicado Del Hoyo.

En cuanto al pasado ejercicio, las ventas han registrado un descenso medio del 15 por ciento sobre 2011 y el sector que más ha perdido ha sido el del equipamiento del hogar, con un 20 por ciento menos, mientras que el equipamiento de la persona ha descendido un 15 por ciento, la alimentación un 7 y el resto un 12 por ciento.

Por lo que se refiere a las rebajas de invierno, la previsión es de un descenso de las ventas del 20 por ciento, aunque el cálculo es aproximado debido a que el periodo de inicio y final es libre, y se detecta que el exceso de las promociones ha afectado.

Por otra parte, en cuanto a la situación actual y teniendo en cuenta la crisis, la encuesta refleja que el 93 por ciento de los comerciantes está preocupado. En concreto, el 53 por ciento está "muy preocupado", un 28 "bastante" y un 12 por ciento "preocupado".

Respecto al comercio de la ciudad, un 40 por ciento de los comerciantes considera que es necesario el comercio de proximidad para satisfacer las necesidades diarias de los ciudadanos, mientras que un 32 por ciento cree que es importante para la economía y el empleo local, mientras que un 28 por ciento considera que "tiende a desaparecer".

Comercio insatisfecho

La encuesta de Avadeco también ha detectado que los comerciantes no están satisfechos con su actividad en general, ya que un 60 por ciento la consideran "nada satisfactoria" y un 26 "muy insatisfactoria". Sólo el 10 por ciento la considera satisfactoria y un 4 por ciento "muy satisfactoria".

En cuanto a las ventas, el 70 por ciento ha asegurado que han disminuido. De este porcentaje, un 40 por ciento afirma que han bajado hasta un 20 por ciento, un 25 por ciento cifra el descenso en más de un 20, el 20 por ciento considera que las ventas han bajado hasta un 10 por ciento, mientras que el descenso ha sido superior al 30 por ciento para un 15 por ciento de ellos.

Sólo un 26 por ciento de los comerciantes creen que las ventas se han mantenido y un 4 por ciento asegura que han aumentado.

Por lo que se refiere a los hábitos de los clientes, un 38 por ciento de los comerciantes asegura que acuden "mucho menos" y un 32 por ciento que van "menos", mientras que un 27 por ciento dice que no van igual. Sólo un 3 por ciento ha visto que se acercan más a su negocio.

Además, durante el pasado ejercicio, el importe de los tiques de compra disminuyó en un 55 por ciento de los casos, se mantuvo en un 45 y aumentó sólo en un 5 por ciento, según la encuesta.

El estudio de Avadeco también ha preguntado por el empleo, que se mantiene igual en el 65 por ciento de las empresas, según los comerciantes, y disminuyó en un 29 por ciento mientras que sólo aumentó en un 6 por ciento de los casos.

La encuesta también refleja la relación de los comercios con las entidades financieras, que en un 73 por ciento de los casos ponen "más dificultades" a los empresarios, que han visto empeoradas sus condiciones en un 22 por ciento de los casos. Sólo un 5 por ciento asegura que no tiene problemas.

Por otro lado, los comerciantes han respondido sobre el tratamiento que reciben de los poderes públicos y en un 84 por ciento de los casos creen que se les ignora y un 80 por ciento opina que las medidas que ha adoptado el Gobierno les ha perjudicado.

En concreto, un 85 por ciento ve "mal" o "muy mal" la liberalización de los horarios comerciales y un 64 por ciento se muestra "en total desacuerdo" y considera un "error" la desaparición de las fechas de las rebajas.

Además, un 80 por ciento opina que los costes laborales y sociales de la empresa son "excesivos" y deberían disminuir, un 85 por ciento cree que la subida del IVA le ha perjudicado y un 72 por ciento afirma que la competencia desleal ha aumentado, algo que preocupa en mayor o menor medida al 90 por ciento de los comerciantes.

Otra de las preocupaciones de los comerciantes es el incremento de las grandes superficies y centros comerciales, ya que a un 60 por ciento "le preocupa mucho" y a un 28 "bastante".

Previsiones para 2013

La encuesta también ha recogido la opinión de los comerciantes sobre el presente ejercicio y las expectativas que tienen para el año 2013, cuando el 60 por ciento espera mantener el negocio, un 28 por ciento reducir la actividad y sólo un 12 por ciento ampliarla.

Además, un 60 por ciento de los encuestados cree que las ventas disminuirán, un 24 por ciento que se mantendrán y sólo un 16 que se incrementarán.

Por lo que se refiere al empleo, un 60 por ciento espera mantener su plantilla, aunque un 38 por ciento prevé su reducción y tan sólo un 2 por ciento cree que la aumentará.

En cuanto a las preocupaciones de los comerciantes, la falta de clientes lo es para el 54 por ciento, mientras que mantener el comercio abierto y los puestos de trabajo lo son para el 26 y el 24 por ciento, respectivamente.

Ante 2013, el 76 por ciento tiene una posición general negativa —52 por ciento negativa y 24 por ciento "muy negativa" y sólo un 10 por ciento positiva.

Precisamente, en cuanto a los factores que influyen más en la marcha de los negocios, el 55 por ciento opina que es la debilidad del consumo, ya que si sigue estancado habrá poca ocasión de mejora, ha indicado Luis del Hoyo.

Por su parte, el 20 por ciento de los comercios ven con preocupación las dificultades de financiación, un 15 por ciento el aumento de la competencia y el 10 por ciento restante la competencia de las grandes superficies y centros comerciales.

Del Hoyo ha indicado que el problema es "el bolsillo del consumidor", ya que con el número de parados actual es difícil que se produzcan cambios y recuperar los hábitos de consumo, sobre todo en Valladolid porque hay un exceso de oferta con aperturas como las de Río Shopping.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.