Bloque de viviendas
Un bloque de viviendas. ARCHIVO

Los efectos –deseables o no– de la Sareb ya se dejan sentir en el sector inmobiliario. El crédito hipotecario se ha desplomado casi un 13% en diciembre y la principal razón está en la presencia del banco malo.
   
Según la Asociación Hipotecaria Española (AHE), el saldo vivo del crédito hipotecario registró un volumen total de 876.724 millones de euros a cierre de 2012, lo que significa un desplome del 12,9% respecto al último mes del ejercicio precedente.

La tasa de dudosidad del sector privado residente es del 10,73%Este descenso, que de noviembre a diciembre fue del 4,1%, se explica –según la AHE– por el efecto contable provocado por la transferencia de activos a la Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) de las entidades nacionalizadas.

Este efecto del traspaso de activos también se ha reflejado en una disminución de los saldos dudosos del conjunto del crédito al sector privado residente en el mes de diciembre. Este saldo se redujo en 24.369 millones de euros.

De esta forma, la tasa de dudosidad del sector privado residente se situó en diciembre en el 10,73%, apenas tres milésimas por encima de la registrada un mes antes.

La AHE explica que el proceso de desendeudamiento que atraviesa el mercado hipotecario desde finales de 2009 ha provocado un retroceso del volumen de crédito hipotecario en circulación hasta niveles similares a los que había a finales de 2006, antes de la crisis.