Los empresarios y directivos de Baleares son más optimistas respecto a la situación económica de las islas, en relación a la del Estado, ya que más de la mitad (56%) considera que en el archipiélago se saldrá de la crisis económica entre 2013 y 2014, porcentaje que se reduce al 32% al preguntarles sobre cuándo creen que habrá una salida a la actual situación económica en el conjunto del Estado.

Así lo pone de manifiesto el V Informe 'Perspectivas Baleares', elaborado por KPMG, que revela que siete de cada diez (68%)empresarios de Baleares sitúa después de 2015 la salida de España de la crisis, mientras que esta visión se reduce al 42% en el caso de Baleares.

En una rueda de prensa, el director de Auditoría de la oficina de Baleares de KPMG, Eliseo Llamazares, ha recordado que en los dos últimos estudios, los empresarios del archipiélago preveían que la crisis en España concluiría en el 2013, si bien en el actual informe retrasan esta perspectiva al 2015.

No obstante, las perspectivas siguen siendo más positivas en relación a Baleares, respecto al conjunto del Estado, teniendo en cuenta que un 22% del empresariado de las islas opina que en 2013 se saldrá de la crisis en el archipiélago, frente a un 10% que considera que este año se producirá la salida a la actual situación económica en España.

El informe también pone de manifiesto que los ajustes fiscales que se están llevando a cabo tanto en las islas como en el Estado van a provocar para el 39% de los encuestados un aumento del desempleo en Baleares, porcentaje que se eleva al 51% al preguntarles por los efectos que creen que van a tener los incrementos impositivos en el conjunto del Estado.

Sólo un 32 por ciento augura que este aumento de la presión fiscal provocará una reducción del déficit público, mientras que el 29% vaticina que disminuirá los ingresos del sector turístico.