Música en streaming
Los servicios de música en 'streaming' están ayudando a la recuperación del mercado de la música. Gtres

¿Por qué una empresa que suministra música digital podría querer aterrizar en España precisamente ahora, cuando las ventas de discos no dejan de caer  (un 5% en el último año y más de un 77 % desde 2001), la piratería parece ingobernable y la crisis ha dejado maltrecho el mercado? Leo Nascimento, director de Deezer en España, compañía recién llegada al país, responde con una frase que suena aprendida: "Nosotros vemos la crisis como una oportunidad de innovación".

Ahora el juego se pone bonito, va a haber competencia Pero hay más. Datos que avalan que servicios como el suyo, que trabajan por suscripción y con música en streaming (sistema que permite escuchar canciones online sin posibilidad de descarga), tienen futuro. En primer lugar, lo digital parece estar ganando la batalla a los soportes físicos. En segundo, dentro del mercado online, "el streaming ya tiene más relevancia que las descargas y ha duplicado en un año sus ingresos", afirma Nascimento. Además, "es mentira que el mercado español esté copado. Todavía hay mucha gente que no sabe qué es un MP3", añade el directivo, que cita como los puntos fuertes de su empresa la experiencia (se encuentra en más de 180 países y cuenta con más de 26 millones de suscriptores), un catálogo extenso, una orientación "glocal" (universal pero con atención a las músicas locales de cada región y país), incentivos a los artistas que participan en su web y, sobre todo, un "toque personal y humano", distinto a "un algoritmo o a un robot", que se preocupa por recomendar y guiar al oyente para descubrir nueva música.

Sin embargo, su propuesta no es la primera de estas características que llega a España. Spotify no solo fue la aplicación que enseñó a los internautas españoles hace ya cuatro años en qué consistía una plataforma musical en streaming a la vez que se alzaba como una alternativa a la piratería. La plataforma sueca mantiene el liderazgo del sector desde entonces, ese que ahora Deezer ambiciona. ¿Se acabó la tranquilidad para Spotify? Nascimento sonríe: "No quiero ser profeta. Solo digo que ahora el juego se pone bonito, va a haber competencia".

Detrás queda otra sombra: la de los rumores que indican que pese a su consolidación, el ejemplo a seguir, Spotify, aún no ha conseguido ser rentable y que la esperada conversión de sus suscriptores gratuitos en suscriptores de pago no es tan alta como era de esperar. Deezer no parece asustado por la noticia: "Tenemos fondos para aguantar. Y si hay una opción que no es cara, funcionará. Ahora toca evangelizar".

¿Quiénes son los principales agentes del mercado en 'streaming' en España?

SpotifySpotify: De origen sueco, se dio a conocer en España en 2009. Nº de usuarios en el mundo: 20 millones. Suscriptores de pago: 5 mill. Catálogo: 20 mill. de canciones. Nº de países en los que tiene presencia: 17. Tarifas: Gratuita (10 horas/mes con publicidad), Unlimited (música sin limitaciones en el ordenador por 4,99 €) y Premium (música en todos los dispositivos móviles por 9,99 €). A favor: Imagen positiva y consolidada. Gran fondo musical. Oferta gratuita de seis meses. En contra: Sus cambios en las condiciones de la oferta gratis han confundido a los usuarios.

DeezerDeezer: Nació en Francia hace un lustro y acaba de llegar a España. Nº de usuarios: 26 millones. Suscriptores de pago: 3 mill. Catálogo: 20 mill. de canciones. Nº de países: 180. Tarifas: Gratuita (con publicidad. Sin límites el primer año; limitado a 2 horas después); Premium (música en el ordenador por 4.99 €) y Premium+ (música en todos los dispositivos móviles por 9,99). A favor: Contempla estímulos para los artistas. Buen catálogo. Tiene dinero y está dipuesto a hacer frente a Spotify. Ofrece un año de escucha gratis. En contra: Su servicio se parece demasiado al de Spotify.

RdioRdio: Californiano, lleva algo más de un año en España. Número de usuarios en el mundo  y suscriptores: No lo facilitan: Catálogo: 18 millones de canciones. Nº de países: Aproximadamente 20.Tarifas: Gratuita durante los seis primeros meses; mensualidad 4,99 € (música en el ordenador) y de 9,99 euros (con acceso ilimitado en todos los soportes). A favor: Su nueva oferta gratuita durante seis meses de escuchas sin publicidad promete darle un nuevo impulso. Ha mejorado la interactividad. En contra: Pasados los primeros seis meses de suscripción, no dispone de oferta gratis.

Last.fmLast.Fm: Aunque su perfil no encaja en el de los servicios de suscripción, fue el germen que inspiró a muchos de ellos. Funciona como un servicio de recomendaciones musicales en streaming. Número de usuarios: Más de 21 millones. Nº de países: 200. Catálogo: Presumen de tener uno de los más extensos del planeta, aunque no facilita una cifra concreta. Tarifas: Servicio gratuito. A favor: Su vocación de comunidad social ha sido imitada por los servicios de suscripción posteriores. En contra: Su nombre ha pasado a segunda línea desde que servicios como Spotify han tomado las riendas.