Violencia en Siria
Imagen facilitada por la agencia de noticias siria SANA que muestra los restos de un coche bomba en Alepo. EFE

La explosión de un coche bomba causó este lunes decenas de víctimas, entre muertos y heridos, en la ciudad de Salamiya, en la provincia de Hama (centro de Siria), según informaron las autoridades sirias.

El conflicto en Siria costado la vida a al menos 60.000 personas, según la ONU

Según la agencia oficial Sana, que citó a fuentes oficiales, un terrorista suicida detonó la potente carga explosiva que llevaba el vehículo en el centro de esta ciudad. La misma fuente indicó que un gran número de ciudadanos habían perdido la vida y resultado heridos en el atentado, sin precisar la cifra exacta, y agregó que fueron trasladados a hospitales cercanos para ser atendidos.

Las labores de limpieza en la zona por la explosión, que causó grandes desperfectos materiales en los edificios cercanos y en vehículos, continúan, según la fuente.

Según informó la opositora Comisión General de la Revolución Siria, el edificio más afectado por la explosión servía supuestamente como cuartel general de los llamados "shabiha" (paramilitares leales al régimen) en Salamiya.

La red de activistas opositores Comités de Coordinación Local, por su parte, confirmó la fuerte explosión, que pudo ser escuchada desde localidades colindantes, y señaló que esta tuvo lugar mientras prosiguen los combates entre las fuerzas gubernamentales y el Ejército Libre Sirio en esa misma ciudad.

"Consternación" en la ONU

Por otro lado, este lunes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el enviado especial para Siria, Lajdar Brahimi, lamentaron la falta de una respuesta internacional unificada que ayude a poner fin al conflicto sirio.

Ban y Brahimi se reunieron en la sede de Naciones Unidas para discutir, junto con otros responsables de la ONU, las facetas humanitaria, militar y diplomática de la guerra civil siria de cara a la conferencia de países donantes que se celebrará en Kuwait el próximo 30 de enero.

El conflicto está alimentado por potencias exteriores que proveen de armamento a ambas partes

El secretario general y el enviado especial manifestaron su "decepción y angustia profundas" por los "horribles niveles de matanza y destrucción" cometidos tanto por el Gobierno como por la oposición, señaló un comunicado de Naciones Unidas tras la reunión.

También lamentaron que el conflicto está alimentado por "potencias exteriores que proveen de armamento a ambas partes".

Ban y Brahimi discutieron también la respuesta de la comunidad internacional y mostraron su "consternación" por la falta de una "posición unida" que pueda conducir a un proceso de transición como el que se acordó en Ginebra en junio de 2012.

Brahimi también informará al Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Siria el próximo día 29, según anunció hoy el portavoz de Naciones Unidas, Martin Nersirky.

Esta reunión se produjo el mismo día en que el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, reconoció hoy que los esfuerzos de Brahimi "no han dado ninguna señal para la esperanza", según dijo en el discurso de apertura de la III Cumbre Económica de los países árabes, que se celebra en Riad.

Brahimi, un veterano diplomático argelino, asumió el cargo a principios de septiembre, en sustitución de Kofi Annan, quien no pudo sacar adelante su propuesta para detener la violencia en Siria.

El conflicto en Siria ha costado la vida a al menos 60.000 personas desde marzo de 2011, según los últimos datos de las Naciones Unidas.