El triunfo demócrata acaba con Rumsfeld, el ‘halcón’ de la guerra

Los demócratas logran la mayoría absoluta en el Congreso y están a punto de conseguirla en el Senado. Bush reconoce que Irak ha influido en el descalabro electoral de los republicanos.
El presidente estadounidense, George W. Bush, tras su comparecencia de ayer. (Kevin Lamarque / Reuters).
El presidente estadounidense, George W. Bush, tras su comparecencia de ayer. (Kevin Lamarque / Reuters).
El gran triunfo demócrata en las elecciones legislativas de EE UU se cobró ayer la primera víctima de la Administración Bush. Donald Rumsfeld, secretario de Defensa y el principal ideólogo de la invasión de Irak, ha dimitido. El presidente Bush aseguró que «comparte la responsabilidad de la derrota republicana» y reconoció que Irak ha influido en el descalabro electoral. «Aún así, no nos iremos de allí hasta completar nuestro objetivo», señaló. A Rumsfeld le sustituirá el actual director de la CIA, Robert Gates. 

El varapalo electoral ha sido tremendo para los republicanos, que llevaban doce años dominando el Congreso. Los demócratas les han arrebatado 27 escaños y suman 228. Los republicanos se han quedado en 195. Al cierre de esta edición (23.45 horas) quedaban 12 escaños por adjudicar. Por primera vez en la historia de EE UU, una mujer, la demócrata Nancy Pelosi, presidirá el Congreso. Es el tercer puesto político más importante del país, tras el de Bush y el del vicepresidente.

También en el Senado

El Senado también ha vivido un cambio de cromos. Los demócratas tenían 44 escaños y han conseguido 50 (sumando los dos de los independientes). Los republicanos se han quedado en 49. El estado de Montana es la clave. Al cierre de esta edición continuaba el recuento de papeletas. El candidato demócrata le sacaba al republicano una ventaja de 8.000 votos.

Los estadounidenses también elegían ayer a 36 de los 50 gobernadores de Estado. Los demócratas, que defendían 14 asientos, los han mantenido y además han arrebatado siete a los republicanos. Arnold Schwarzenegger (republicano) ha sido reelegido en California.

Poder femenino

Hillary Clinton. La esposa del ex presidente Clinton ha sido reelegida senadora por Nueva York y se perfila como candidata demócrata a la Casa Blanca.

Nancy Pelosi. Casada, cinco hijos. A sus 66 años se convertirá en la primera mujer que presida el Congreso de EE UU, tercer puesto político más importante del país.

Rumsfeld. Uno de los ‘halcones’ del Gobierno de Bush. Deja el cargo a los 74 años. Antes que político (fue elegido congresista a los 30 años) fue piloto. Ha sido el principal valedor de la política belicista de Bush.

Los expertos analizan el futuro

1. ¿Qué factores han influido en la victoria de los demócratas?

2. Tras estos resultados, ¿quién parte con ventaja en la lucha por la Casa Blanca?

3. ¿Cómo afectará a la política de Bush este triunfo demócrata?

J. Santamaría. Catedrático de Políticas de la Univ. Complutense.

1 Ha sido un castigo por la política internacional de Bush en Irak y por su política interna. La sociedad estadounidense está irritada tras conocer que las razones de la invasión iraquí no están justificadas. La política fiscal de Bush ha sido desigual y ha reducido el gasto social.

2 Es difícil saberlo. Todo dependerá del candidato elegido por ambos partidos y de su capacidad de movilizar al electorado. Ahora el partido demócrata tiene dos vertientes: una más progresista que la otra. Habrá que esperar cuál de las dos triunfa.

3 Habrá más tensión entre la Administración Bush y ambas Cámaras, pero no van a paralizar la política del presidente. Los demócratas van a promover más comisiones de investigación.

Teresa Sádaba. Master comunicación Política Univ. de Navarra.

1 Tantos años de dominio republicano en el Congreso y el Senado producen obligatoriamente un desgaste. También ha influido, creo que más que la guerra de Irak, los escándalos de corrupción de algunos candidatos republicanos.

2 Aún quedan dos años para las elecciones presidenciales. Está claro que estos resultados ayudarán al partido demócrata a cohesionarse un poco más y servirá a los republicanos para hacer autocrítica. Veo al independiente Joe Lieberman como candidato demócrata a la Casa Blanca.

3 Lo poco habitual es lo que estaba pasando hasta ahora, que el Gobierno fuera republicano y las dos cámaras también. Bush y los demócratas convivirán.

Mike Elkin. Periodista y corresponsal de Newsweek en España.

1 Muchos, pero sobre todo los casos de corrupción de senadores y congresistas republicanos. En una reciente encuesta, lo que más preocupaba a los norteamericanos por encima del terrorismo era la ética de sus políticos. La gente quería un cambio.

2 Es difícil saberlo. Hay que tener en cuenta que estas elecciones no tienen históricamente mucha importancia, ya que son elecciones digamos locales, en las que la gente vota por los problemas de su estado. A día de hoy, el partido demócrata no tiene un candidato suficientemente fuerte.

3 Si finalmente los demócratas ganan en el Senado tendrán mayoría en las dos Cámaras y van a tener más fuerza para proponer sus políticas. Antes, la Casa Blanca mandaba y Congreso y Senado obedecían.

Deberán trabajar juntos

John Law, portavoz de la embajada de EE UU en España.

Aunque los demócratas han conseguido una victoria importante, todavía no puede decirse que sea una de esas elecciones que marcan un antes y un después. No hay que esperar grandes cambios en la política exterior, que es una prerrogativa presidencial y Bush seguirá en el cargo hasta finales de 2008. Además, no es la primera vez que un presidente es de un partido y el Congreso y el Senado de otro. Bush ya se enfrentó a una mayoría demócrata cuando era gobernador de Texas. El presidente y los demócratas tendrán que trabajar juntos, llegar a acuerdos y adoptar posturas más flexibles. En Estados Unidos no puede hablarse de partidos monolíticos. En cuanto a las posibilidades de los demócratas en los próximos comicios presidenciales, hay que recordar que históricamente las elecciones legislativas han tenido poca o ninguna influencia en ellas. En 1994 los demócratas fueron arrasados en las legislativas y el presidente Clinton no tuvo problemas para ser reelegido dos años después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento