El conseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, ha abogado por que el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) establezca un "equilibrio" entre las dos lenguas cooficiales en Baleares y en aquellas Comunidades Autónomas que tengan dos idiomas, de forma que ha insistido en la "necesaria condición de troncalidad de la lengua propia".

Así lo ha señalado Bosch tras la Conferencia Sectorial de Educación que reúne a los consejeros autonómicos y que preside el ministro de Educación, José Ignacio Wert, para abordar el borrador de la Ley de reforma educativa.

Asimismo, el conseller ha apostado por los modelos educativos plurilingües y ha defendido que el proyecto del Ministerio contemple la figura del director en las plantillas de los centros docentes especialmente públicos, dado que en los concertados "también debe haber un respecto por lo que supone las competencias de los titulares".

Por otra parte, Bosch ha resaltado el "tono" que ha tenido el ministro y las distintas Comunidades Autónomas en cuanto a las propuestas que se han hecho llegar al Ministerio durante los últimos días para que se tengan en cuenta a la hora de "mejorar el anteproyecto".

"El ministro y otros consellers han puesto de manifiesto la voluntad de mejorar el texto, que debe tener un proceso antes de que llegue a las Cámaras legislativas para su aprobación", ha resaltado.

Finalmente, ha indicado que Wert ha anunciado una reunión en enero para profundizar en la negociación de la memoria económica que acompañará al proyecto y el calendario que desarrollará su implantación.