El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Jaén (UPA-Jaén), Agustín Rodríguez, acompañado por la vicesecretaria general de Organización y Finanzas, Ana Dolores Rubia, ha mantenido una reunión de trabajo con el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, a quien le ha trasladado el rechazo de la organización a que "el olivar jiennense, que más agua ahorra, pague más que las zonas regables, que gastan el triple del recurso".

Según Rodríguez, esto se debe al "simple hecho de que son riegos de última fase y no históricos". Además, le ha planteado su "preocupación por que el expediente de caducidad de la presa de Marmolejo se encuentre paralizado" y le ha pedido que continúe su tramitación para evitar las inundaciones en la localidad jiennense de Andújar.

Asimismo, Rodríguez, que ha calificado la reunión de "muy positiva", le ha recordado al subdelegado que "hay base jurídica y técnica más que suficiente como para culminar el expediente de caducidad de la presa de Marmolejo tal y como se abrió en su momento". "Hay que declarar la caducidad de la concesión de aguas como una parte a la solución del problema de las inundaciones en Andújar".

A la vez, le ha transmitido "la necesidad de seguir adelante con los proyectos en el río para evitar definitivamente que cada vez que llueve de forma importante se produzcan daños siempre a los mismos". "Somos conscientes de la situación económica, pero como el proyecto es muy amplio le hemos planteado que se haga en diversas fases, pero nunca abandonarlo", ha destacado Rodríguez.

El secretario general de UPA-Jaén también le ha planteado las consecuencias que puede tener, para la provincia, el Plan Hidrológico del Guadalquivir, que fue aprobado en el Consejo Nacional del Agua con el voto en contra de UPA. "Rompe el consenso, lo que supone que haya habido cambios por la puerta de atrás retrocediendo de forma importante en la política de ahorro del agua".

"No se puede abrir la puerta para revisar al alza las dotaciones de las grandes zonas regables históricas y no se puede seguir cargando sobre aquellas zonas regables que más han hecho por el ahorro, con un control absoluto en los contadores por volumen de agua a sabiendas de que ni siquiera llegamos a las dotaciones de los 1.500 metros cúbicos".

Así, "le ha dicho con claridad que o se avanza en el conjunto de la cuenca en un sistema de régimen tarifario por consumo de agua real o UPA no está dispuesta a que las zonas de riego de olivar en Jaén, que son las que más ahorran, paguen más que las zonas regables que triplican el gasto, por encima de los 6.000 metros cúbicos por hectárea". Es decir, "no estamos dispuestos a que los regantes de olivar de Jaén sigan sufriendo un control absolutamente riguroso para ver si alguien se pasa algún metro cúbico y sancionarlo".

Por último, ha hecho un repaso a la campaña de recolección, que según el muestreo hecho por UPA-Jaén la semana pasada, será "muy corta y con menos aceite que el previsto en el aforo". De ahí que Rodríguez le haya trasladado "su preocupación por la repercusión económica que tendrá esta escasa campaña en la provincia", pidiéndole "cierta sensibilidad para que la Guardia Civil se centre más en el control de los tajos para evitar robos y no tanto en parar a los agricultores para revisar toda la documentación de la maquinaria".

Consulta aquí más noticias de Jaén.