El Racing de Santander ha decidido suspender la Junta de Accionistas convocada para este miércoles después de que el Consejo de Administración del club saliese de la sala en la que se iba a celebrar debido a la negativa de la prensa a abandonar el lugar.

Así, la Junta se traslada a este jueves, 20 de noviembre, a las 9 horas en los Campos de Sport de El Sardinero, en segunda convocatoria.

La primera no se ha iniciado siquiera ya que, pese a haber quorum suficiente —estaba representado el accionista mayoritario y propietario del club, el empresario indio Ahsan Alí Syed— y llegar a constituirse la Junta, el Consejo pretendía que los periodistas —acreditados y que accedieron al recinto a primera hora— solo estuvieran presentes durante los cinco primeros minutos de la reunión, extremo al que se han negado.

Ante esto, desde el Consejo han pedido a la Policía Nacional que les expulsaran, tanto a redactores como a reporteros gráficos, pero los agentes han considerado que al estar correctamente acreditados no les podían echar, más si se tiene en cuenta que están ejerciendo un derecho constitucional, como es el de la información.

En consecuencia, los miembros del Consejo han abandonado la sala durante cerca de una hora. En ese tiempo, los pequeños accionistas, representados por Bernardo Colsa, presidente de AUPA (Asociación Unificada de Pequeños Accionistas), se han 'agarrado' al artículo 17 de los Estatutos Sociales del club, que reza que en las juntas generales de accionistas, y ante la ausencia del presidente o vicepresidente del Consejo y el secretario, estos cargos serán desempeñados por los accionistas elegidos entre los asistentes.

Cuando se iba a constituir la mesa para designar a estos representantes, ha reaparecido en la sala el presidente del club, Ángel Lavín, para anunciar que se suspendía la Junta en la primera convocatoria y se trasladaba al jueves, a la misma hora y lugar, en segunda convocatoria.

En relación a la petición de que la prensa abandonara la sala —situación que se produce por primera vez en la historia del club—, Lavín ha argumentado que el tercer punto del orden del día, sobre el estudio y aprobación del ejercicio de acción social de responsabilidad frente al consejero Manuel Saiz Balbás, es un asunto "totalmente privado".

Esta explicación ha provocado gritos, abucheos, silbidos e insultos por parte de los pequeños accionistas a los dirigentes del club, a los que han llamado "chorizos", "corruptos" y "sinvergüenzas" al tiempo que han pedido su "dimisión".

Durísimo ataque a la libertad de expresión

Por su parte, Colsa —que se ha reservado el derecho a impugnar la Junta— ha agradecido a la prensa su "comportamiento" y "trabajo" para ejercer y defender el derecho a la información y la libertad de expresión.

También ha explicado que los pequeños accionistas podrían haber celebrado la Junta, pero no tendría "ningún sentido" al no poder "avanzar" en el orden del día, ya que pese a que Alí Syed estaba representado y había quorum suficiente, no podían demostrarlo, al no tener en su poder el documento oficial en el que constataba esto.

Además, a su juicio, el hecho de que los periodistas solo pudieran estar en los cinco primeros minutos supone un "ataque durísimo" a la libertad de expresión. También ha opinado que estos profesionales, que llevan "cien años" contando lo que sucede en el Racing, han sido los "notarios" de la "sinrazón" y "despotismo" que se ha vivido en el club en el último año y medio.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.