La delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, presidirá este jueves la toma de posesión, en Mahón, del nuevo director insular del Estado en Menorca, Javier López-Cerón, tras la dimisión de Antoni Juaneda a raíz de su imputación en el caso Over Marketing.

En concreto, el acto de bienvenida del nuevo responsable de la Administración central tendá lugar a partir de las 12.30 horas en la sede de la AGE en Menorca, y al mismo asistirá el secretario general de la Delegación del Gobierno en las islas, Evelio Antich.

El nuevo alto cargo tomará posesión después de que el pasado 30 de octubre Juaneda presentase su dimisión con el fin de "no perjudicar a la institución" a la que representaba con motivo de su imputación en el marco de la ramificación balear del caso Gürtel, que constituye la pieza 27 del caso Palma Arena.

En su carta de renuncia, Juaneda señalaba que presentaba su dimisión para dar cumplimiento a los compromisos adquiridos con las personas que le propusieron para el cargo y le nombraron y con el partido político al que pertenece.

Cabe recordar que durante la declaración que prestó como encausado ante el juez José Castro, Juaneda apuntó que el expresidente del Govern Jaume Matas le encargó en 2009 buscar inversores privados para su proyecto de reconvertir unos apartamentos en hoteles en Nueva York, instándole, a cambio de los beneficios que obtendría, contratar a su mujer, Maite Areal.

El encausado justificó de este modo el pago que ese mismo año efectuó en favor de Areal por un total de 9.800 euros, un abono que la Fiscalía considera "difícilmente justificable" máxime cuando Matas y su esposa tenían entonces fijada su residencia en Estados Unidos y Juaneda había anteriormente intervenido en la contratación de Over por parte del Ayuntamiento de Inca.

Durante su comparecencia, Juaneda recordó cómo el exministro acudió a él para pedirle que captase inversores en favor del proyecto que Matas quería impulsar en Manhattan y que estaba valorado en un total de 130 millones de dólares. En este contexto, le comentó que, como iba a producirse un amplio beneficio futuro del que Juaneda tomaría parte, debía contratar a su mujer, con quien según ha afirmado se reunió dos veces.

Se trata, sin embargo, de una versión que fuentes presenciales en la comparecencia consideraron poco creíble, mientras que, de forma paralela, el Ministerio Público hace hincapié en que se trataría de un favor personal de Juaneda, al incidir en el hecho de que Juaneda es cónyuge de la que fue secretaria personal de Matas así como de que tanto éste como su esposa vivían entonces en el país norteamericano.

Las mismas fuentes apuntaron que durante la declaración, Juaneda no supo concretar ni de qué apartamentos se trataba ni a qué tipo de hotel pretendía reconvertirlos Matas, también imputado, sino únicamente que estaban situados en Manhattan.