El coordinador de IU en Asturias, Manuel González Orviz, ha instado este martes a la multinacional japonesa Suzuki a que negocie con el Comité de Empresa, al tiempo que la ha acusado de "maquillar" las cuentas de resultados para justificar que la planta gijonesa no es rentable y debe cerrarse.

Orviz, en declaraciones tras visitar a los encerrados de Suzuki, ha llamado la atención sobre la multinacional primero les 'levanta' las cotizaciones a los trabajadores como consecuencia de consumir el ERE para después no solo llevar la factoría al cierre, sino que "deja a la gente tirada en la calle sin ningún tipo de prestación" y además en unas condiciones "de extrema precariedad".

"Están pidiendo por dignidad lo que les corresponde", ha asegurado sobre la plantilla de Suzuki y ha advertido que sea una multinacional japonesa, o de donde sea, debe negociar y es obligación de fuerzas sindicales y de las instituciones el garantizar a estos y otros trabajadores la defensa de sus derechos y en este caso las indemnizaciones que legalmente les corresponden.

Ha criticado al mismo tiempo la pasividad de los gobiernos ante el chantaje de las multinacionales y ha añadido que en este caso, les imponen a la planta gijonesa el comprar los recambios y las patentes a la propia multinacional a los precios que ella ponga.

Gobiernos cómplices

Por este motivo, ha considerado que el cierre es una decisión de la política de la multinacional y de unos gobiernos "cómplices" que están dispuestos a echar a la calle a más de un centenar de trabajadores. En este sentido, IU intentará buscar una solución y especialmente que los trabajadores tengan una cobertura.

A su juicio, con la reforma laboral se han perdido derechos laborales y esto es un claro ejemplo, de unos trabajadores que después de muchos años se encuentran sin ninguna posibilidad de acceder a prestaciones o una indemnización decentes.

Por parte del Comité, María Jesús Calvo, ha asegurado que piden "lo que es legalmente justo". "Nosotros hemos dado mucho de nuestro dinero, de nuestro tiempo y de nuestro esfuerzo para conseguir que esta fábrica llegara a donde llegó, y ahora, desde el más absoluto de los desprecios, están llevándose lo que nosotros trabajamos a otro sitio por cuestiones puramente coyunturales", ha incidido.

Ha negado que las motos les vayan a salir mucho mejor donde as llevan ni otras muchas cosas que cuenta la multinacional y ha conminado a los gobiernos a investigar estas multinacionales, que muchas de ellas están actuando a través de paraísos fiscales y que están invadiendo impuestos.

"Deben vigilarlas y deben controlarlas", ha dicho sobre las instituciones respecto a las multinacionales. Y aunque ha precisado que el Comité desconoce lo que hace Suzuki, sí pide que se controle. "Que no nos dejen en este absoluto desamparo en el que nos está dejando el Gobierno de la Nación y el del Principado de Asturias", ha reprochado, antes de recalcar que aunque la gente está triste, el Comité está "fuerte". "Necesitamos ayuda, no indiferencia", ha apostillado.

Junto a ellos ha intervenido el portavoz de IU-LV en el Ayuntamiento de Gijón, Jorge Espina, quien ha recalcado que no quiere que los trabajadores pierdan no solo el empleo sino alguno el desempleo. En este sentido, ha indicado que IU no dejará solos al Comité y la plantilla en sus reivindicaciones.

Consulta aquí más noticias de Asturias.