Latbus ha criticado que la "continua obstaculización de los piquetes a las puertas de las cocheras ha ocasionado retrasos de hasta 100 minutos, es decir, una hora y 40 minutos en alguna de las líneas", según informaron fuentes de la empresa de transporte público en un comunicado.

El último de los autobuses asignado a los servicios mínimos esenciales establecidos por la Comunidad Autónoma ante la huelga de conductores ha salido a las 8,45 horas, según la empresa, que critica que la acción de los piquetes desde primera hora de la mañana ha vuelto a impedir por segundo día consecutivo que el servicio se prestara con normalidad.

La empresa insiste en que no entiende las razones de esta huelga "que se convoca tras alcanzar un acuerdo con el comité de empresa y la administración concursal para reducir el número de trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE)".

Latbus asegura que "vamos a seguir del lado de los usuarios, tratando de evitar al máximo las molestias, mientras seguimos confiando en que la sensatez se imponga y se desconvoque la huelga". La compañía señala igualmente que "no es momento de echar pulsos, sino de tomar decisiones que aunque resulten difíciles nos permitan seguir adelante".

EXPEDIENTES

Por otra parte, la empresa ha comunicado que los primeros huelguistas expedientados por impedir la salida de autobuses ayer, durante la primera jornada de huelga indefinida de conductores de Latbus, ya han recogido la notificación por parte de la empresa sobre la apertura de la sanción.

La comunicación ha llegado hoy, durante la segunda jornada de huelga, cuando los piquetes han vuelto a impedir la libre circulación de los vehículos adscritos a los servicios esenciales decretados por la Comunidad Autónoma, generando retrasos de hasta 100 minutos en algunas líneas.

Latbus anuncia que continuará identificando a todos aquellos que impidan la prestación del servicio "porque al igual que todos respetamos el derecho a la huelga, los huelguistas deben respetar el derecho de los usuarios".

Sobre las acusaciones vertidas por el comité de empresa LATBUS señala que "está igualmente regulado el procedimiento a seguir para canalizar sus sospechas, si las tienen. Con su actitud los huelguistas ignoran la autoridad de la Administración al tomarse la justicia por su mano y, lo que es peor, perjudican la prestación de un servicio fundamental a la población".

Sobre la posibilidad de que ésta se desconvoque, la concesionaria sigue confiando en que ésta sea la decisión a adoptar por el comité una vez que se logre ingresar el total de la nómina de noviembre, a falta en estos momentos del 30% mientras llega la transferencia a que se comprometió la semana pasada el ayuntamiento de Murcia, esperada para ayer lunes.

"El dinero aún no ha llegado, pero confiamos en que el ayuntamiento sabe entender del malestar generalizado que esta situación está generando y realizará la transferencia en breve" señala Fulgencio Jiménez.

Consulta aquí más noticias de Murcia.