Un hombre ha aceptado en la Audiencia de Valencia cumplir 13 años y medio de prisión por abusar sexualmente de dos primos, de 11 años, a cambio de dinero. Estos abusos se prolongaron durante tres años, y tenían lugar en el domicilio del procesado, ubicado en la localidad valenciana de Algemesí.

Inicialmente, el ministerio fiscal pedía para este hombre la pena de 23 años de cárcel por un delito de difusión de pornografía infantil, otros dos de elaboración de material pornográfico, dos delitos de exhibición de material, otros dos de abuso sexual continuado y dos delitos de corrupción de menores. Sin embargo, finalmente se ha llegado a un acuerdo con la defensa por el que se le ha rebajado la pena hasta los 13 años y medio de prisión. Asimismo, deberá indemnizar a las víctimas con un total de 66.000 euros.

El hombre, de unos 50 años, presenta una 'paidofilia' entendida como preferencia sexual dirigida hacia niños de edad temprana. Es consciente de su desviación, pero tiene dificultades para el completo dominio de sus propios actos. Es capaz de entender, comprender y querer lo que realiza, pero presenta una leve deficiencia en su capacidad de voluntad.

Esta operación surgió a raíz de que se detectara que el procesado se descargó de Internet, en diciembre de 2006, varios archivos de video en los que aparecían menores de 13 años sufriendo abusos. En octubre de 2010, se realizó un registro en su domicilio, autorizado judicialmente, y se intervinieron miles de archivos en diferentes soportes.

Los investigadores hallaron en ese momento una carpeta, bajo el nombre 'David', con diferentes fotografías. Averiguaron que David era un joven con 14 años, a quien el procesado invitó a su casa bajo el pretexto de que les iba a ayudar a montar a él y a sus amigos un equipo de fútbol. Con el tiempo, a cambio de dinero, le hizo fotografías y cortos en actitudes sexuales. Esto fue en el año 2000.

Posteriormente, en el año 2007, el procesado contactó con una menor de 11 años a través del 'Messenger', y le propuso un encuentro simulando ser un chico de 18 años. La menor aceptó y, a partir de ese encuentro, el hombre quedó durante tres años con ella en su vivienda, en los que abusó tras el pago de dinero.

En el año 2009, esta menor, y a petición del procesado, llevó a su primo de 11 años a su vivienda, al que le propuso realizarle fotos y grabaciones a cambio de dinero. Estos contactos también duraron tres años. Las citas eran los fines de semana y las cantidades pagadas oscilaban entre los cinco y diez euros.

Por último, en 2010, el procesado mantuvo conversaciones vía chat con otro menor de edad, y haciéndose pasar por un productor musical para ayudarle en un grupo de música, le propuso hacer un video de contenido sexual y practicar sexo por Internet.

Consulta aquí más noticias de Valencia.