Librerías
Una librería de Madrid. JORGE PARÍS

La solidaridad no está muerta, tal vez reaparace más fuerte que nunca en los momentos de dificultad. En Andalucía, un grupo de dieciocho "micromecenas" o pequeños inversores que respaldan un proyecto cultural han hecho posible en Sevilla la reapertura de La extra vagante, librería que tiene la peculiaridad de no promocionar ni prestar sus escaparates a los superventas que suelen llenar las mesas de novedades.

Abrió hace tres años en un local de 35 metros cuadrados y ahora se mudan a otro de más de cien En el barrio de la Alameda, La extra vagante apostará por los libros de las editoriales independientes y alternativas y no concederá "ningún protagonismo" a los bestsellers, según ha explicado Maite Aragón, promotora de este proyecto junto a los también libreros Claudio Gómez y Joaquín Soviya.

La librería es un proyecto cooperativo que cuenta con el respaldo de la Federación Andaluza de Cooperativas y Trabajo Asociado (Faecta), y que ha sido posible gracias a la figura de los "micromecenas" o grupo de dieciocho pequeños inversores que han aportado entre 1.000 y 1.200 euros cada uno de ellos.

Nuevo local con más espacio

Los "micromecenas" han hecho posible que La extra vagante, que abrió sus puertas hace tres años en un pequeño local de 35 metros cuadrados de la sevillana Alameda, se haya cambiado este fin de semana a otro local del mismo barrio, pero de 104 metros cuadrados.

La nueva librería pondrá a la venta además discos de vinilo y vinosHaber ganado en espacio les permitirá acoger nuevas actividades como recitales, presentaciones de libros, proyección de cortos y "pinchadas" de discos, entre otras.

La mayoría de estos "micromecenas" proceden del propio barrio de la Alameda, una zona del centro de Sevilla que ha sabido conservar cierto casticismo y agrupar locales y vecinos con gusto por la vanguardia cultural.

Algunos de los "micromecenas" han sido clientes de la librería desde que abrió o no han querido permitir que cierre sus puertas o se marche del barrio, con algo que Maite Aragón ha considerado que también es "una inversión emocional" ya que, ha aclarado, con un negocio como este "no se van a hacer ricos".

Viajar con los libros

La extra vagante comenzó como pequeña librería especializada en literatura de viajes y ahora quiere presentarse como "una librería que ofrece la lectura como un viaje a través de los libros", según ha explicado Maite Aragón, quien ha señalado que tanto ella como sus compañeros, como libreros, estaban "hastiados de ver siempre lo mismo en el mundo del libro".

"Queríamos aunar en nuestro proyecto nuestras pasiones: los libros, los viajes a través de los libros, los viajes reales, las papilas gustativas y los ambientes agradables", ya que la nueva librería también pondrá a la venta discos de vinilo y vinos.

La librería se ha convertido en lugar de encuentro de nómadas y gentes inquietas y, según cuenta Aragón, por ella han pasado "viajeros de todas partes del mundo, y nos han enviado postales de lugares recónditos y exóticos, a los que nos hubiera gustado acompañar a nuestros viajeros".

Aragón ha admitido que "el mundo del libro está tambaleándose" pero, a través de esta fórmula mixta de cooperativa de trabajadores y consumidores y con el apoyo de los "micromecenas" pretenden crecer como negocio y no dejan de "soñar a lo grande".

*Consigue las mejores novedades en literatura en PopularLibros.