El Comité de Empresa de la empresa de transporte público Latbus ha convocado una huelga indefinida a partir del próximo lunes, 10 de diciembre, para protestar por la intención de la compañía de despedir a 53 trabajadores y rebajar el salario al resto de empleados un 22 por ciento, sin llevar emparejado una reducción de jornada.

Asimismo, los trabajadores acudirán a la huelga para protestar por los "impagos" de las nóminas, que la empresa está abonando a plazos", según el presidente del Comité de Empresa, Francisco Tomás Muñoz, quien recuerda que a día de hoy, la compañía debe el 70 por ciento del salario de noviembre y "está en el aire" el abono de la paga extraordinaria.

Los servicios mínimos durante la huelga serán de un 40 por ciento en 'horas punta' y de un 33 por ciento en 'horas valle', según ha puntualizado Muñoz, quien ha señalado que, de momento, no hay prevista ninguna reunión más de aquí al lunes, aunque el Comité está dispuesto a negociar "hasta última hora" y llegar a un acuerdo.

El Comité de Empresa ha decidido convocar la huelga este miércoles, después de no alcanzar un acuerdo durante la reunión mantenida con del director general de Trabajo de la Comunidad, Fernando Vélez, el director general de Transportes, Antonio Ortiz, la empresa, los administradores concursales y en la parte social.

El Comité de Empresa propone que la empresa retire el ERE y los 53 despidos que conlleva. A cambio, plantea cubrir el exceso de personal que hay reduciendo la jornada y el salario de los empleados. Incluso, está dispuesto a renunciar a parte de las pagas extraordinarias.

Asimismo, el Comité propone cubrir también el coste de la Seguridad Social que supondría para la empresa mantener a esos trabajadores, todo ello mediante la aplicación de reducciones de jornada para los trabajadores, o mediante suspensiones de contrato rotatorias y temporales.

Sin embargo, la empresa "se ha negado a variar su propuesta, y ha anunciado que acudirá a los juzgados para sacarlo adelante", explica Muñoz.

El presidente del Comité añade que los trabajadores llevan "mucho tiempo" soportando el aplazamiento de las nóminas, y no están dispuestos a "aguantar más", a excepción de que la empresa alcance un acuerdo que evite el despido de los trabajadores.

El Comité de Empresa no entiende por qué la empresa va a despedir a los trabajadores si los empleados "cubren todos los gastos correspondientes durante dos años. "No entendemos la postura de la empresa de querer despedirlos sea como sea", añade Muñoz.

Consulta aquí más noticias de Murcia.